Diccionario del Alma

Esta obra es fruto de una idea que como una chispa irrumpió mi sueño a finales de febrero del 2013. Sé que va a llevar su tiempo finalizarla, ya que no le dedico un tiempo exclusivo sino que me lo tomo como un entretenimiento en los ratos libres, por lo que el único objetivo es el de disfrutar del proceso. No obstante, para no despistarme del recorrido del viaje y perderme las sorpresas que me guardan en el camino, intentaré irlo completando periódicamente por orden alfabético. Como veréis, no es un diccionario al uso, sino que describe el eco que cada palabra resuena en mi alma (en un momento concreto y determinado de mi vida, lo que son susceptibles de continua revisión), por lo que no están todas las palabras sino tan solo aquellas que siguen este criterio. A la espera que esta obra colabore en percibir el mundo desde otra perspectiva, comenzamos este diccionario por la palabra “Abandonar”.


A
Abandonar: 1. Dejar de ser fieles a nuestro sueño. 2. Rectificar el rumbo.
Abarcar: El diámetro que mide nuestra capacidad de atención.
Abastecimiento: Todo aquello que nos ofrece diariamente la vida para vivir, aunque no lo veamos.2. Sentimiento de no carencia.
Abatimiento: Desprotección de nuestra autoestima
Abecedario: El código del lenguaje de la mente.
Abierto: El Universo.
Abismo: Visión limitada de la evolución completa de un proceso.
Abofetear: Pegar al otro lo que no te gusta de ti mismo.
Abominación: Toda acción fruto de nuestra desconexión con la vida.
Abono: La fuerza de la vida jugando a esconderse.
Abrazo: El beso del corazón.
Abreviar: El atajo de la cultura express.
Abrir: Dejar fluir.
Abrumador: Quien ha desistido de ser uno mismo para convertirse en parásito de otros.
Absoluto: Dios
Abstenerse: Ejercicio de higiene mental y/o emocional.
Absurdo: La lógica humana diseñando dogmas universales dentro de su mundo de creación propia.
Abuelo, -a: Estado de madurez en el que el conocimiento se hace sabiduría.
Abundancia: El secreto que guarda el velo de la carencia.
Aburrimiento: Ceguera ante el continuo espectáculo múltiple de la vida
Abusivo: Persona que se siente pobre.
Acabar: Fin de un ciclo.
Academia: La catedral de la mente.
Académico, -a: Sacerdote de la Academia.
Acampada: Necesidad de reconexión.
Acaparar: 1. Disfunción emocional. 2. Necesidad de suplir carencias.
Acariciar: Regalar cariño.
Acatar: 1. Respeto a la autoridad moral. 2. Ceder el poder personal a terceros.
Acceder: Permitir que cada uno recorra su propio camino de aprendizaje.
Accesible: Quien está seguro de sí mismo.
Accidentado: Efecto resultado de una causa previa.
Acción: Materializar una idea en el mundo de las formas.
Aceleración: Proceso natural de una mente descontrolada.
Acentuar: Poner énfasis en lo importante.
Aceptación: 1. Búsqueda de sentirse integrado. 2. Estado de presencia.
Acercamiento: Ejercicio de sanación.
Acertar: Dato estadístico dentro del proceso prueba-error.
Acobardar: Acto represivo de un cobarde.
Acoger: Compartir amor.
Acomodación: La oxidación de la capacidad creativa. 
Acompañar: Caminar al lado de alguien, sin interferir en su camino.
Aconsejar: Iluminar el camino.
Acontecimiento: Lo que sucede y es.
Acordar: Ceder para acercar.
Acosar: Dícese de alguien que aún no se ha dado cuenta que es un ser completo.
Acostumbrado, -a: Estado de letargo existencial.
Acreditar: Acción propia de un mundo desconfiado.
Acróbata: Dícese de quien busca el equilibrio como punto medio.
Actitud: Lo que nos diferencia en la vida.
Activar: 1. Acción que nos permite poner en funcionamiento lo necesario para desactivar lo innecesario. 2. Acto de continua elección.
Actividad: El reflejo de lo que pensamos y sentimos.
Activo: Quien se manifiesta vivo.
Actor, actriz: 1. El rol existencial de la inmensa mayoría de las personas occidentales. 2. Quien vive una vida que no es la propia.
Actualidad: 1. Aquello que dictan los Mass Media. 2. La distracción de nosotros mismos.
Acumular: Construir una identidad propia mediante bienes materiales.
Acunar: Un acto de puro amor.
Acusador, -a: Reacción natural de una persona con complejo de inferioridad.
Adaptación: Proceso de aprendizaje.
Adecuado: Conclusión personal a la que se llega cuando mente y corazón están alineados.
Adelgazar: Prueba de voluntad.
Adición: Carencia emocional.
Adiós: El hola a un nuevo ciclo.  
Adivinar: Capacidad de conectarse con el flujo atemporal de la energía que crea los futuros posibles de nuestro Universo.
Administrar: La responsabilidad de velar por un bien propio o colectivo, tangible o intangible.
Admiración: Un reflejo de lo que anhelamos.
Admisión: Un acto de presuntuosidad.
Adoctrinar: 1. Controlar. Subyugar. 2. Proceso de despersonalización.
Adolescencia: Estado de rebeldía frente al adoctrinamiento.
Adopción: Un acto de inteligencia amorosa.
Adoración: Práctica de quien aún no ha visto a Dios en él/ella.
Adormecimiento: Estado común de una sociedad tras su adoctrinamiento.
Adornar: Incapacidad visual a la belleza de la esencia de las cosas.
Adquisición: Trofeo de valor social.
Aduana: 1. La demencia de los hombres en poner fronteras a la madre Tierra. 2. Reflejo del grado de evolución de humanidad del hombre.  
Adueñarse: Tomar como propio algo ajeno.
Adulterar: Modificar su naturaleza primera.
Adulterio: Un concepto cultural dependiendo de cada sociedad.
Adulto: Aquella persona que crece por dentro.
Aeropuerto: Puertas de interconexión planetaria.
Afable: El estado natural del espíritu humano.
Afectuoso, -a: Muestra de una persona afable.
Afeminado: Persona con mayor energía femenina que masculina.
Afianzar: 1. Miedo a perder. 2. Voluntad de perdurar.
Aficionado, -a: El que aún no se ha convertido en iniciado.
Afiliado, -a: 1. Persona adoctrinada. 2. Peón de una estructura de poder.
Afinidad: Cuando dos energías vibran en la misma frecuencia.
Afirmación: Declaración absoluta que no implica que sea verdad.
Aflicción: Sentimiento de culpa o de pérdida.
Aflorar: Abertura del alma.
Afonía: Bloqueo emocional de quien no puede expresar su verdad.
Afortunado, -a: Aquel que está sintonizado con el flujo mágico de la vida.
Afrontar: Responsabilizarse.
Afuera: Todo aquello que sale de dentro.
Agarrado, -a: Persona que vive en el espíritu de la carencia.
Agenda: 1. El mayor invento de hacedor de cosas, aunque no hayan cosas por hacer. 2. Embaucador del tiempo.
Agitación: La exaltación de lo sereno.
Agitador, -a: 1. Despertador de consciencias. 2. Persona que huye de la intimidad de la serenidad.
Aglomeración: Falta de respeto por el espacio personal del otro.
Agnóstico: Dios que juega a negarse.
Agobiado, -a: Estado emocional de la persona que no vive en el presente.
Agonizar: Tránsito sin conciencia entre dos vidas.
Agotamiento: Uso incorrecto de la energía vital.
Agraciar: Necesidad de sentirse querido.
Agradable: Actitud ante la vida.
Agradecer: Una de las oraciones más poderosas del Universo.
Agradecido, -a: Vivir en continuo estado de gracia.
Agravio: Síntoma de un ego sensible.
Agresor: Persona que no valora ni respeta a su prójimo como persona.
Agricultor, -a: Chamán de la madre tierra.
Agua: 1. La vida manifestada en líquido. 2. El elemento del oeste y la madurez.
Aguardar: Acción que implica respetar los ritmos de los tiempos.
Agudizar: Trabajar los sentidos.
Águila: El animal de poder de la libertad, la amplitud de miras y el renacimiento.
Aguja: Un tesoro en un pajar. 
Agujero: (plural) El estado natural de nuestra realidad.
Agustino: El que busca la verdad a través del camino de la mendicidad.
Ahí: La distancia que te separa del aquí.
Ahogado, -a: Percepción emocional subjetiva creada por una realidad reemplazable.
Aire: 1. La exhalación de la vida. 2. El elemento del este y el nacimiento.
Aislamiento: Una ilusión de los sentidos.
Ajustar: Dedicación y respeto por el trabajo bien hecho.
Ajusticiar: Continuar la cadena del dolor humano.
Alabanza: Cántico del alma.
Alado: Persona que ha superado su proceso de metamorfosis.
Alardear: Comportamiento infantil.
Alarmante: Todo aquello que atenta contra los derechos fundamentales de la vida digna de cualquier persona.
Alarmista: Persona que se alimenta del miedo.
Alba: La esperanza de un nuevo día.
Albañilería: El arte perdido de vivir en comunión con nuestro entorno.
Albedrío: 1. Un acto que, sin conciencia, no es libre. 2. Muchos hablan de él y pocos lo tienen.
Albergue: El descanso de los buscadores.
Alboroto: Situación creada por personas que viven fuera de sí.
Álbum: El museo de la memoria emocional.
Alcalde, -sa: 1. El gestor del bienestar social a escala local. 2. Un guardián del bien colectivo.
Alcantarillado: Una parte de nosotros que nos resistimos a aceptar.
Alcohol: Un alterador de la conciencia.
Alcohólico, -a: Persona sensible que huye de su realidad.
Aldea: Un espacio de aproximación a la comunión entre el hombre y la naturaleza.
Aleatorio: Sin pauta predeterminada a los ojos del hombre.
Alegoría: El conocimiento hecho imagen.
Alegría: 1. Estado de conexión con nuestro corazón. 2. Efecto producido en quienes se permiten soñar.
Alejamiento: Un espejismo de la mente humana.
Alentar: La pauta pedagógica más importante en todo aprendizaje.
Alergia: 1. Manifestación de rechazo a alguna situación de nuestra vida. 2. Estado febril de nuestro cuerpo emocional.
Aletargamiento: Pérdida de conexión con nosotros mismos.
Alfarero, -a: Aliento creador de la tierra.
Algarabía: 1. Lugar donde se ha desterrado el espacio interior. 2. Espacio solo exterior.
Algarrobo: 1. Árbol protector del descanso y del sueño. 2. Guardián humilde que encierra saberes ancestrales de magia, gastronomía y economía.  
Alguien: Una persona
Alguno: Otra persona
Alhajar: Desvalorizar lo alhajado
Alianza: La suma de las partes.
Alias: Camuflaje del yo verdadero.
Aliciente: El alimento de la motivación.
Alienable: 1. Todo aquello que no sea sagrado. 2. Nada
Alienado: El que vive hacia fuera.
Aliento: Una de las muchas formas de respiración de Dios.
Aligerar: La práctica del sabio.
Alimentar: Acto con el que se nutre cuerpo, mente, corazón y espíritu de toda persona.
Alimento: Todo aquello visible e invisible con lo que nos alimentamos.
Alineación: El estado natural de la relación mente-corazón.
Alisar: Acción con la que se rebajan las aristas de las emociones.
Aliviar: Parte de la búsqueda del camino interior.
Alma: Lo que Soy.
Almacenar: Hábito de quien mira el futuro con recelo.
Almeja: Un Universo propio dentro del océano.
Almendra: Un símbolo crístico.
Almendro: 1. El que anuncia la primavera. 2. Árbol sanador.
Almohada: 1. El somnífero de la mente. 2. La confidente personal.
Almorranas: Incapacidad de depurar de nuestra vida lo que no nos conviene.
Alpargata: De lo poco que necesitas para hacer el viaje.
Alpinista: Una parte de la montaña.
Alquimia: 1. El arte de transformar al hombre de plomo en un hombre de oro. 2. La transformación profunda del pensador.
Alrededor: Nuestra realidad más inmediata.
Altar: Una puerta a nuestro mundo interior.
Altavoz: Un instrumento poco efectivo para quien no escucha.
Alterable: La vida misma, de manera constante.
Alteración: El Universo en continuo movimiento.
Alternativa: La puerta que vemos cuando nos paramos a mirar.
Altibajos: Una constante de la vida que nos enseña la maestría de alcanzar la armonía.
Altivez: La arrogancia del ego.
Alto: Solo una referencia espacio-temporal.
Altruismo: 1. El estado evolutivo de la humanidad. 2. La esencia natural de la sociedad que yace bajo la intoxicación mercantilista que padece. 
Alucinación: Estado generalizado en la que vive la mayoría de personas.
Alucinar: Efecto producido al contrastar el mundo natural con el mundo artificial.
Alud: Aullido de la montaña.
Alumno, -a: Quien busca aprender.
Amabilidad: Característica natural del ser humano.
Amado, -a: Todos.
Amago: Propio de quien no le gusta la transparencia.
Amalgama: La riqueza del cosmos.
Amamantar: Un acto de puro amor.
Amanecer: El milagro del día.
Amapola: La fuerza de la fragilidad.
Amar: Condición natural de un ser humano sano mental, emocional y espiritualmente.
Amargar: Intencionalidad de una mente enferma.
Amargura: Emoción propia de una persona que ha olvidado quién Es.
Amarillo: 1. La vitamina vital. 2. La vida hecha color. 3. La manifestación de alegría del Universo.
Amarrar: Coartar la libertad de algo o de alguien.
Ambición: Espíritu de superación del ser humano que, en medidas desmesuradas, puede enfermar el alma de las personas.
Ambiente: 1. El hábitat que determina nuestros pensamientos y sentimientos. 2. Un reflejo de nuestro mundo interior.
Ambigüedad: El aislante de la verdad.
Ámbito: Un accidente en la historia de la vida de una persona.
Ambulante: Persona desapegada de un ámbito.
Amedrentar: Técnica de ataque contra la autoestima.
Amén: Fórmula para decretar un futuro posible.
Amenaza: La percepción subjetiva de peligro de un ser que vive en el estado de inseguridad.
Amigo, -a: Un espíritu afín.
Amistad: La magia del amor.
Amnesia: El mal inerte de las generaciones modernas.
Amnistía: El perdón institucionalizado.
Amo: Un status de poder en un mundo injusto.
Amodorramiento: Estado que produce el consumo excesivo de televisión.
Amor: 1. La energía más poderosa del Universo. 2. Dios en su esencia. 3. La fuerza creadora de realidades posibles en la vida de las personas.
Amoral: Un parámetro cultural y contextualizado de comportamiento humano.
Amordazar: Miedo a que hable.
Amorfo: Una percepción estética.
Amoroso: Quien desprende Amor.
Amortización: Un medio de mercantilización de bienes en un sistema de mercado concreto.
Amotinar: Acto de sublevación a una situación establecida.
Amplitud: El espíritu extendido.
Amputación: Acto social que arrebata la capacidad emprendedora y de soñar de los niños.
Amurallar: 1. Miedo a perder algo. 2. Lo contrario a unir.
Analfabeto, -a: El que afirma saberlo todo.
Analista: Quien ha confundido la mente como un maestro de la vida.
Analogía: Una vía de conocimiento alternativo a la literalidad de las palabras.
Anarquía: Una fantasía en nuestra dimensión.
Anatomía: El cuerpo más denso del ser humano.
Ancestral: Nuestra conexión con el origen.
Ancianidad: La posibilidad de alcanzar la sabiduría personal.
Anciano, -a: Un tesoro de la humanidad desvalorado en las sociedades occidentales.
Anclaje: Estar en el aquí y el ahora.
Ancho: Una acotación en la continuidad del espacio-tiempo.
Andar: 1. Hacer el camino. 2. Método efectivo de meditación activa.
Andrajo: La joya del pobre.
Anécdota: La vida misma.
Anestesiar: Sustraer la voluntad.
Anexo: Algo dispensable.
Ángel: El ser humano evolucionado.
Angina: Algo que no tragamos a resolver.
Ángulo: Forma geométrica que aspira a perfeccionarse en la circunferencia.
Angustiado, -a: Persona atrapada en el pasado o proyectada en el futuro.
Anhelar: Sentimiento de carencia.
Anillo: Símbolo de un compromiso libre.
Animal: Una especie hermana.
Ánimo: 1. Reflejo del nivel de desarrollo personal. 2. A mayor dependencia de las circunstancias externas mayor inestabilidad del estado de ánimo.
Aniquilar: Ceguera ante la perfección de la existencia.
Aniversario: Ritual de tránsito.
Anochecer: 1. Las horas previas al alba. 2. Tiempo de descanso.
Anomalía: Una muestra de perfección del Universo.
Anónimo: 1. Todos y nadie. 2. Depende desde dónde se mire.
Ansiedad: Efecto emocional experimentado por una persona proyectada en un futuro posible que, en la mayoría de los casos, no se cumplirá.
Antagonista: El grado opuesto de una misma naturaleza.
Antaño: La causa del presente.
Antecedente: Parte del camino recorrido.
Antepasado: Una persona que vivió su vida.
Anticuerpo: El cuerpo anteponiéndose.
Antídoto: Uno mismo.
Antifaz: 1. Careta social. 2. Tantos antifaces como polifacética sea la persona.
Antihigiénico: Todos aquellos pensamientos y sentimientos contrarios a la higiene mental y la higiene emocional.
Antipático: Persona enfadado consigo mismo.
Antisocial: 1. Persona que no comulga con esa sociedad. 2. Quien pertenece a otra sociedad, aunque no la conozca.
Antojo: Una necesidad que llama a nuestra puerta.
Antropología: La ciencia que intenta demostrar que somos de este mundo.
Anulación: 1. Acto de transformación de un volumen finito de energía determinado. 2. Sustituir una energía por otra.
Anunciación: Enseñar lo que no se ve.
Anverso: Una de las caras de una misma moneda.
Anzuelo: La perdición del pez.
Añejo: La frontera de la transformación.
Año: Una milésima de segundo para la vida
Añoranza: 1. Sentimiento de aquel que vive entre fantasmas. 2. Estado febril en que la mente se ancla en el pasado.
Apagar: Interrumpir temporalmente un flujo.
Aparador: Un acto de transparencia.
Aparentar: Intento de ser lo que no se Es.
Apariencia: El reflejo de aquello que los demás ven.
Apasionado, -a: La vida impulsándose.
Apático, -a: Quien tiene debilitado su cordón umbilical con la propia vida.
Apego: 1. La lucha de la mente por no avanzar. 2. Prueba en el camino de la transformación personal. 3. Intento febril por evitar lo inevitable: la impermanencia.
Apellido: Una identidad postiza que intenta confundir al yo verdadero.
Apertura: El estado natural de un corazón sano.
Apetito: Un impulso sugestivo y moldeable.
Aplastar: Síntoma de un espíritu desconectado con su origen.
Aplaudir: 1. Capacidad de divertirse. 2. Anclaje en el instante del momento presente.
Aplazar: 1. Miedo a enfrentarse a una responsabilidad. 2. Cargar la mochila personal.
Aplicado, -a: Persona que sabe lo que quiere.
Aplomo: Espíritu disciplinado.
Apogeo: 1. El principio del descenso. 2. Manifestación de una posición en el movimiento pendular que rige todo en la vida.
Apoltronarse: Proceso de ensoñamiento espiritual.
Aportación: Lo que viene a hacer toda persona desde que nace.
Aportar: Llevar lo que no hay.
Apóstol: Mensajero del corazón.
Apoyar: Acto que se deben todas las personas entre sí.
Apreciar: Un gesto de respeto.
Aprehender: Cualidad de la mente para construirse como el Yo de los otros.
Aprender: 1. Cualidad de la mente para relacionarse con su mundo más próximo. 2. Sociabilización de cómo ver, entender y enjuiciar el mundo.
Aprendiz: Aquel que busca la especialización de una maestría.
Aprensivo: 1. Persona con una fuerte imaginación. 2. Capacidad de autosugestión.
Apresar: Coartar la libertad.
Apresuramiento: Ir a destiempo con el ritmo de la naturaleza.
Apretar: Intento de contener temporalmente lo incontenible.
Aprisa: Percepción de la velocidad del tiempo cuando vivimos fuera de nosotros.
Aprobación: Ceder nuestro grado de autoestima a terceros.
Aprobar: Un sentimiento personal.
Apropiado: Alcanzar un estado de conciencia de armonía con nosotros mismos y con los demás.
Aprovechar: Ver la mano que tiende la vida.
Aproximación: La eterna asignatura pendiente del ser humano.
Aproximadamente: La capacidad máxima de ver por parte de la mente.
Aptitud: 1. Capacidad innata individual con la que nace toda persona. 2. La llave para alcanzar el propósito en la vida.
Apto: Una visión limitada de la aportación de las personas.
Apuesto, -a: La manifestación narcisista del ego.
Apuñalar: La locura de intenta matar lo eterno.
Aquietar: El arte de controlar la mente.
Arañar: Lo que el intelecto hace para llegar a la verdad.
Arbitraje: Una responsabilidad solo para personas elevadas espiritualmente.
Arbitrariedad: La definición del acto humano.
Árbol: 1. Maestro ancestral. 2. Guardián de la vida en la Tierra.
Arca: Donde la magia se manifiesta.
Arcángel: Fuerza primigenia.
Arcano: Clave de acceso al conocimiento del reencuentro con uno mismo.
Arcilla: Donde habita el alma.
Arcoiris: La divinidad sonriendo.
Archivar: Cerrar una puerta.
Ardiente: 1. Un grado regulable. 2. El anuncio de una transformación.
Ardor: Alarma de saturación de nuestro centro energético.
Arduo: Sensación que tenemos al hacer todo aquello que está fuera de nuestro medio natural.
Arena: La infancia de las rocas.
Argot: 1. Manifestación de la fuerza creadora del lenguaje. 2. La riqueza de la diversidad.
Argumento: Tantos, como hombres existen en el planeta.
Ariadna: (Hija) El ángel de la alegre tempestad. 
Árido: Espacio donde la vida habita a otra escala.
Arista: Un anclaje al momento presente.
Aristocracia: Una responsabilidad social con la comunidad.
Aritmética: Un espejismo en un Universo multimensional.
Arma: La sombra hecha carne.
Armadura: Falta de fe en la fortaleza de la energía del hombre.
Armonía: El estado de paz interior.
Aroma: La belleza ascendida.
Arpa: El aire desnudado en música.
Arqueología: El respeto por los orígenes.
Arquetipo: Una pauta para el aprendizaje.
Arquitectura: Una demostración de nuestra esencia tecnológica.
Arraigo: Enriquecimiento de un espacio.
Arrancar: Crear un vacío.
Arrasar: Carencia de respeto.
Arrastrar: Causa que genera el mismo efecto en sentido contrario.
Arrebatar: Sentimiento de pérdida de lo que no se posee.
Arreglar: Armonizar las energías.
Arremangar: Un acto de equidad humano.
Arremeter: Desahogar tu parte de responsabilidad en el otro.
Arrepentirse: El primer síntoma de una curación.
Arriba: Reflejo fractal de lo que hay abajo.
Arriesgar: Apostar por tus sueños.
Arrimar: Intento de mimetismo.
Arrinconar: 1. Forzar la concentración de una energía. 2. Provocar la expansión de lo arrinconado.
Arrítmico: Parte incomprendida del ritmo.
Arroba: 1. Espiral que permite atravesar el espacio a tiempo real. 2. Puente de encuentro de la humanidad.
Arrodillarse: Acto solo aceptable cuando es una demostración de humildad.
Arrogancia: La naturaleza del ego.
Arroyo: La vida que nunca fluye dos veces de la misma manera.
Arroz: Una variante del prana de los hombres.
Arruga: La huella de la experiencia.
Arruinarse: 1. Una experiencia de aprendizaje en el mundo de los hombres. 2. La oportunidad de volver a comenzar de manera diferente.
Arte: El negativo del cuerpo emocional de la persona creadora.
Arteria: Una interconexión entre cielo y tierra.
Artesano.-a: 1. Un maestro del aquí y el ahora. 2. Un iniciado en el camino de la felicidad.
Articulación: Nuestro grado de flexibilidad ante la vida.
Articulista: Un malabarista de las palabras.
Artículo: 1. Una palabra detrás de otra. 2. Entretenimiento de la mente.
Artificial: Todo lo que no sale del corazón.
Artista: Persona que ha desarrollado más su inteligencia emocional que la intelectual.
As: Dícese cuando objeto y objetivo son lo mismo.
Asa: La demostración de que el hombre no es de este mundo.
Asado: Transformación de una naturaleza sin modificar su esencia.
Asalariado: Persona que, con toda probabilidad, aún no sabe quién es.
Asaltar: Búsqueda incorrecta de uno mismo.
Asamblea: El modelo de democracia más equitativo.
Ascender: 1. Acción relativa dependiente de un sistema de referencias en concreto. 2. Efecto natural del aprendizaje.
Asceta: Un sabio de la sencillez.
Asco: Posible muestra de desconocimiento y rigidez mental.
Asear: Una de las diversas maneras de practicar nuestra higiene personal.
Asedio: 1. Acto de dominación. 2. Deseo de posesión.
Asegurado: Una ilusión del momento.
Asemejar: Vía de inspiración.
Asentimiento: Una manifestación de Autoridad Interna.
Aséptico: La nada.
Asesino, -a: 1. Persona que no entiende la vida. 2. Enfermo grave del corazón.
Asesor: Persona con un alto nivel de madurez a nivel de desarrollo personal.
Asesorar: Un acto de responsabilidad.
Aseveración: Un  atribución para sabios.
Asexual: De otro Universo.
Asfixia: Síntoma de quien el entorno no le deja respirar.
Asiento: Una transitoriedad.
Asignatura: La vida.
Asilo: Espacio de retiro necesario de sanación.
Asimetría: El Universo jugando consigo mismo.
Asimilar: 1. Recorrer un viaje. 2. El resultado de la práctica de la experiencia sobre el conocimiento.
Asistencia: Un deber humano.
Asma: Efecto de bloqueo emocional de quien le supera (le ahoga) su mundo.
Asno: Un ser bello que ha decidido su propio camino de felicidad.
Asociación: La interconexión de partes que forman un todo para replicar a escala el Todo del que pertenecen.
Asomar: Primera fase del movimiento que mueve el mundo.
Asombroso: El ser humano.
Aspecto: 1. Uno de los factores más volátiles de la persona. 2. Reflejo de su mundo interior.
Áspero: Un adulador de lo suave.
Aspirina: La cúspide de la cultura antidolor.
Asquerosidad: Señal indicadora del camino hacia lo bello.
Astigmatismo: Cansancio de ver lo que no se quiere ver.
Astilla: 1. La rebeldía de la fuerza de la naturaleza. 2. Un recordatorio de la fragilidad humana.
Astral: Parte de nuestro cuerpo que nos une a otros mundos.
Astro: Ventana de la vecindad.
Astrología: La ciencia de nuestro origen.
Astrólogo: Sabio del cielo.
Asumir: Paso previo para cambiar algo.
Asunto: Algo pasajero.
Asustadizo: 1. El miedo dominante. 2. Aquel desanclado de su poder interior.
Atacante: Persona fuera de sí.
Atadura: Algo desatable.
Atajar: Economizar las energías.
Atajo: Camino conocido solo por viajeros expertos.
Atascamiento: 1. El resultado cuando no se conoce el viaje. 2. Prueba de experiencia.
Ataúd: El último disfraz.
Atención: El ojo de la Presencia.
Atenerse: Derivada de la ley de causa y efecto.
Atentado: Rabia descontrolada.
Ateo, -a: Dios divirtiéndose.
Aterrador: 1. Lo incomprensible. 2. Aquello escondido a la luz de la conciencia universal.
Atisbo: La línea que separa la conciencia de la no conciencia.
Atlante: 1. El origen dorado de la civilización. 2. Recuerdo de una vida pasada.
Atlántico: Un apodo local al océano padre.
Atlas: El mapa de nuestra casa.
Atleta: Un camino de crecimiento personal.
Atmósfera: La cáscara de nuestro huevo.
Átomo: Una parte conocible de nuestro Universo de escala.
Atontamiento: La acción dirigida del poder al resto de la sociedad.
Atracador, -a: Persona desesperada.
Atracción: Cuando lo semejante se atrae.
Atracón: Ansiedad por cubrir algo no resuelto.
Atragantarse: Incapacidad para digerir una situación.
Atrapar: Superar una distancia.
Atrás: 1. La posición de quien sabe esperar. 2. Dejarse guiar.
Atrasado, -a: Alguien que comenzó el camino más tarde.
Atravesado, -a: Quien no fluye ni deja fluir.
Atrevido, -a: Persona con una autoestima sana.
Atrevimiento: Adelantarse a los demás.
Atril: La palabra, aunque falsa, hecha verdad.
Atrincherarse: Persona que se cierra en su mente.
Atrocidad: Desconectar al ser humano de su corazón.
Atrofiarse: Enfermar.
Atronador: Explosión de una energía concentrada.
Atropellar: Traspasar el espacio de intimidad.
Aturdido: Persona embriagada por las sensaciones externas.
Audaz: La sensibilidad enfocada.
Audible: El habla del corazón.
Augurio: Un salto de conciencia en la línea del espacio-tiempo.
Aula: Ventana hacia la libertad o centro de adoctrinamiento.
Aumentar: Potenciar una opción en detrimento de otra.
Aunar: Forma del principio cohesionador del Universo.
Ausente: Persona que desconecta su conciencia.
Austeridad: El principio de ligereza en el transcurso del viaje personal.
Auténtico: Persona que se ha reencontrado a sí mismo.
Autobiografía: Una anécdota.
Autóctono: Originario del mundo.
Autógrafo: El sello del ego.
Autómata: La persona ausente.
Autonomía: Capacidad innata de desarrollo existencial de toda persona.
Autopista: 1. Frágiles trazos sobre la piel de la poderosa madre Tierra. 2. Caminos de acceso al redescubrimiento del sentimiento de una humanidad global.
Autor: Un canalizador de ideas que siempre han existido.
Autoridad: La responsabilidad de la gestión del poder personal delegado.
Autoritario, -a: Persona que se siente poco querida.
Autorización: Ayudar a gestionar los tiempos de las acciones.
Autosugestión: 1. Focalización de un poder personal en dirección a uno mismo. 2. Método para cambiar el exterior desde la transformación interior.
Auxiliar: Un deber con nuestros prójimos.
Auxilio: Un grito del alma.
Aval: La desvaloración de una persona.
Avanzado: Persona que ha llegado a un estadio en el que nosotros aún no hemos llegado.
Avanzar: El proceso natural a cada respiración.
Avaricia: La necesidad de cubrir un vacío interior.
Avatar: Un ser en comunión con los elementos de la naturaleza.
Ave: Una especie privilegiada.
Avellano: Un árbol donador de sabiduría y buena suerte, cuyas ramas se utilizan ancestralmente como varita bifurcada para encontrar agua.
Aventajar: Abrir el camino.
Aventura: El viaje de la vida.
Avergonzado, -a: La consciencia consciente
Avestruz: La mentira de la mente.
Aviador: Persona que tiene activada la memoria celular espacial.
Avisar: Saltar en el tiempo.
Avispa: La sociabilización del insecto.
Ayer: La semilla del hoy.
Ayunar: Ejercicio de higiene.
Azada: 1. La mano artificial del hombre en el ciclo de la vida. 2. Un instrumento de doble filo sujeto a la intencionalidad moral de quien la empuña.
Azafata: 1. La persona reducida a un adorno. 2. Reflejo de una sociedad poco desarrollada a nivel de sabiduría colectiva.
Azafrán: El óleo de los fogones.
Azar: 1. Aquello que sucede cuando no ponemos atención en seleccionar entre los diferentes futuros posibles. 2. El resultado de nuestra distracción.
Azúcar: 1. Punto de equilibrio en la vida. 2. Un excitador natural.   
Azufre: El elemento del inframundo.
Azul: 1. La vibración de la luz en la serenidad insondable. 2. El color de la eternidad.


B
Baba: La señal inconfundible de la infancia o del retorno a la infancia.
Babero: Falta de control.
Babia: Persona que vive autodesterrada de su realidad.
Babilónico: Los guardianes de la tradición del Arca de Noé.
Babosa: Persona que perdió su dignidad en algún punto del camino.
Bacanal: Una embriagadez de los sentidos cuya resaca reseca el alma.
Bacante: Un espacio a cubrir.
Bacteria: 1. Una de tantas manifestaciones a escala de la vida. 2. Demostración de nuestra interdependencia biológica. 3. Examen de humildad al conocimiento.
Báculo: La necesidad de simbolizar el poder.
Bache: Toque de atención a mantener la conciencia despierta.
Bachillerato: Embudo sociabilizador de espíritus libres.
Bagaje: 1. El conocimiento experimentado. 2. Una carga para el desaprendizaje. 3. El refuerzo de una posible identidad falseada.
Bahía: Un espacio de amor entre el mar y la tierra.
Bailar: 1. La risa alegre de las células.  2. Una poderosa terapia emocional.
Bailarín, -a: Persona que busca la libertad.
Baile: 1. El canto del cuerpo. 2. Meditación activa.
Baja: Referente de ascenso de otro punto determinado interconectado.
Bajamar: El mar descansando.
Bajar: Una percepción espacial.
Bajeza: 1. Una percepción moral. 2. Acto de quien se ha abandonado.
Bajo: Medida relativa.
Bajón: Fuga de energía vital.
Bajorrelieve: La sutileza del arte.
Bala: 1. La consciencia activa del asesino. 2. El desprecio por la vida.
Balance: Intento de elevar a la categoría de verdad la manipulación de un resultado.
Balancear: Un ejercicio que nos conecta con el instante presente.
Balancín: El acunador de los mayores.
Balanza: La equidad de la materia.
Balbucear: El lenguaje de la inconsciencia.
Balcón: Un espacio ganado al vacío.
Baldío: Una ilusión temporal.
Baldosa: La búsqueda de la belleza.
Bálsamo: La eternidad.
Ballena: El mar dentro del mar.
Ballenero: El poder exterminador de la inconciencia.
Ballesta: La meditación hecha flecha.
Ballet: La capacidad de centrarse interiormente.
Bambú: Maestro de flexibilidad.
Banana: La ofrenda del platanero.
Banca: La catedral del culto al dinero.
Bancal: La belleza de la convivencia entre hombre y naturaleza.
Bancarrota: El exceso de gula.
Bandera: Un trozo de tela que divide la humanidad.
Banderilla: (Tauromaquia) El dolor ajeno entendido como ocio.
Bandido, -a: Persona excluida socialmente.
Banquero, -a: Un sacerdote del dios dinero.
Banquete: La celebración de lo que aceptamos.
Banquillo: Umbral de la acción.
Baño: Limpieza de nuestro cuerpo emocional.
Bar: Espacio de evasión de uno mismo.
Baraja: El juego de la vida.
Barajar: Preselección de futuros posibles.
Baranda: Señalizar el vacío.
Barato: Un tesoro que todavía no se ha mercantilizado.
Barba: Una huella animal.
Barbaridad: Romper esquemas.
Barbilla: La extensión de las mentes pensantes.
Barbudo: Persona autodistanciada del mundo exterior.
Barca: La piel del pez terráqueo.
Barco: La humildad del peso y la estabilidad.
Barita: La palabra del hombre.
Barniz: El maquillaje de la impermanencia.
Barómetro: Instrumento que mide la graduación de una misma naturaleza.
Barón: La energía generadora masculina del ser humano.
Barquero,-ra: Guía entre dos mundos.
Barraca: Vivienda digna para millones de personas.
Barranco: La arruga de la tierra.
Barrendero, -a: 1. Un protector de la belleza pública. 2. Un servidor social.
Barreño: Dar forma al agua fuera de su medio.
Barrer: Acto derivado de la importancia de mantener limpias las energías de un lugar.
Barrera: Un ejercicio de flexibilidad en la vida.
Barricada: Generar la persistencia de lo que se resiste.
Barrido: Algo desplazado de su sitio.
Barriga: El orbe solar de nuestro sistema.
Barrio: 1. Un microcosmos. 2. La fuerza centrípeta de la identidad dentro de la diversidad.
Barro: La forma en potencia.
Barroco: Miedo a la desnudez de la esencia de uno mismo.
Basar: El origen de toda creencia cuyo origen se basa en otras creencias.
Báscula: La dictadura del gramo.
Base: El fundamento de toda forma en nuestra dimensión.
Básico: Potencialidad primogénita.
Basílica: 1. La aceptación de nuestra divinidad. 2. Una de las muchas puertas que acceden a nuestro templo interior.
Bastante: La puerta de la saturación.
Bastar: Visión de suficiencia.
Bastardo,-da: A lo ojos de Dios algo imposible.
Basto, -ta: Un grado social.
Bastón: 1. La enseñanza de la dependencia humana. 2. Compañero fiel en el camino de la humildad.
Basura: 1. El desprecio de la opulencia.  2. Falta de cultura del reciclaje.
Bata: El hábito que no hace al monje.
Batacazo: La señal del camino equivocado.
Batalla: Un juego de espejos.
Batallar: Cegarse por el destello del propio reflejo.
Batallón: 1. La voluntad activa de una conciencia colectiva. 2. La cesión de la autoridad personal.
Batería: La economía del Universo.
Baúl: El cajón del apego.
Bautismo: Iniciación a la magia divina.
Bautizar: Ritual sagrado de bienvenida a la vida.
Bayoneta: La uña de la muerte.
Baza: El comodín siempre disponible de la vida.
Bazar: La chistera de las necesidades superfluas.
Beatitud: 1. La integración personal de una actitud de amor divino con uno mismo y los demás. 2.Beatitudes templarias: humildad, obediencia, fuerza, justicia, piedad, nobleza de corazón, sabiduría y templanza.
Beato: Persona que ve a Dios en todas las cosas.
Bebé: 1. La esperanza de un mundo mejor.  2. La luz de la fuente hecha carne.
Beber: Conectarse con los flujos de la vida.
Bedel: La escenificación del rol común.
Bélico,-ca: Persona cegada por la rabia.
Beligerante: La socialización laica de los valores de la generosidad y el respeto. 
Belleza: 1. El arquetipo de un valor universal. 2. Un destello del amor.
Bellota: Una delicia gastronómica para los que la aprecian.
Bemol: Un tono de la matemática del Universo.
Bendecir: Valorar la divinidad de las cosas.
Benedictino: 1. Un camino de búsqueda a la esencia de la vida. 2. El equilibrio existencial del ora et labora.
Benigno: Lo que el maestro del corazón reconoce como no maligno.
Bereber: 1. El hallador de la riqueza allá donde los demás no la ven. 2. La sabiduría de la nada.
Berenjena: Una de las perlas de la tierra.
Berrido: La queja no trabajada.
Berrinche: No aceptación.
Besar: El contacto entre dos almas.
Beso: 1. Saludo del alma. 2. Lenguaje del corazón.
Bestia: Hijo adoptivo de las sombras.
Bestialidad: La manifestación de la fuerza animal en el hombre.
Besuquear: Persona que se siente incompleta.
Biberón: La inteligencia al servicio del amor.
Biblia: 1. Una parte del Todo. 2. El claro ejemplo de manipulación del amor.
Bibliografía: El suspiro en la vida de un hombre.
Biblioteca: 1. Un Universo paralelo. 2. Dependencias estancas de Internet. 3. Museo en la era del conocimiento a tiempo real.
Bíceps: Su diámetro es directamente proporcional a la personalidad.
Bicicleta: Una manifestación de armonía holística.
Bien: Un valor social depreciado por el individualismo.
Bienaventurado, -a: Aquel que se alinea con el bien como valor universal.
Bienestar: El estado de derecho de todo ser humano.
Bienhablado, -a: Persona con higiene mental.
Bienvenido, -a: A quien se le espera.
Bifurcación: La decisión a cada paso.
Bigote: Un complemento postizo del ego.
Bilateral: Reafirmarse en no coincidir.
Bilingüismo: 1. La capacidad humana de crear lenguajes no universales. 2. Riqueza cultural.
Billar: El arte de superar el azar.
Billete: Pase de acceso a un espacio restringido.
Billón: Un número sin significado dependiendo de quién se lo da.
Binario: El poder de la sencillez.
Biografía: Una gota de agua en el horizonte del océano.
Biógrafo: Un estilista.
Biología: Una de las caras reflectantes de la vida.
Biólogo: El compromiso por el amor de la vida.
Biombo: La ilusión que separa lo humano de lo divino, así como la vida de la muerte.
Birria: Algo que no alcanza la suficiente masa crítica de identidad.
Bisabuelo: Alguien quien vivió su vida.
Bisagra: El tránsito facilitado entre dos estadios.
Bistec: La desnaturalización animal.
Bisturí: La precisión de la presencia.
Bisutería: La universalización de la búsqueda externa de la belleza.
Bizcocho: La ternura hecha pastelería.
Blanco: La velocidad de la luz.
Blando, -da: Percepción dependiente de la graduación de densidad de un esquema de valores.
Blanquear: Necesidad de devolver algo a la luz.
Blasfemia: Todo acto, palabra u omisión que atenta contra la dignidad de la vida del ser humano.
Blasón: Un símbolo.
Blindaje: Protección con fecha de caducidad.
Bloque: La ilusión del vacío.
Bloqueo: Una emoción mal resuelta.
Boa: La prisión por presión.
Bobo, -ba: Persona descentrada.
Boca: El testigo de nuestra higiene mental.
Boceto: La gestación de una forma.
Bocoy: El arte de la curvatura.
Bochorno: Efecto de una autoestima dependiente.
Boda: 1. Unión. 2. Ritual iniciático de la creación.
Bodega: Una dimensión ascendida de la cepa.
Bofetada: La inconciencia del enfado con uno mismo.
Bogavante: La animalización del éxito social.
Bohemio: Un buscador de su propio camino.
Boicotear: Acción derivada de la envidia, los celos o la rabia.
Boina: Reflejo de una vida minimalista.
Bol: Una de las formas del vacío.
Bola: Representación del eterno ciclo de la vida.
Bolera: La sofisticación de un ocio ancestral.
Bolero: La dulce embriagadez de la pérdida de voluntad.
Boletín: Instrumento creador de realidades.
Bólido: Grado de velocidad subjetivo.
Bolígrafo: Un estampador de sonidos e ideas.
Bolsa: La relevancia del continente.
Bolsillo: La selección de lo imprescindible.
Bolso: El caos de los prescindible.
Bollo: La unidad de comida de un puño.
Bomba: Un instrumento de funcionalidad determinada por la conciencia humana.
Bombardear: 1. El efecto de un corazón endurecido. 2. El alto grado de inconsciencia de la consciencia. 3. La ceguera del desconocimiento.
Bombear: Ayudar a fluir.
Bombero: Maestro del fuego.
Bombilla: 1. El éxito del fracaso. 2. La demostración del proceso de aprendizaje del hombre. 3. La necesidad de búsqueda de la luz.
Bombín: La decoración del status.
Bombo: Un alterador de conciencia.
Bombón: La dosificación del placer.
Bonachón, -na: Una persona en paz consigo misma.
Bonanza: 1. Un estadio de todo ciclo. 2. Anuncio del cambio de tendencia.
Bondad: La textura del corazón.
Bondadoso, -sa: Persona que mantiene limpio su corazón.
Bonificar: Comprometer voluntades.
Bonito: Dícese de aquello que se aproxima a la armonía.
Bono: Una deuda aplazada.
Boquete: El vacío manifestado.
Boquiabierto: Acto reflejo de la reestructuración de la estructura neurológica.
Bordar: Embellecer una segunda piel.
Borde: La ilusión de la discontinuidad.
Bordear: 1. Método de aprendizaje. 2. Proceso de maduración personal para afrontar una experiencia de aprendizaje.
Borrachera: 1. Alteración de la conciencia. 2. Abandono de la Autoridad Interna.
Borracho: Persona sensible con bloqueo emocional para afrontarse a la realidad.
Borrador: La crisálida de la idea.
Borrar: Aplazar algo por resolver.
Borrasca: 1. Grado emocional de la naturaleza. 2. El anuncio de expansión de una energía masculina concentrada.
Borroso: El conocimiento humano.
Bosque: 1. Espacio mágico. 2. El mundo de los árboles.
Bostezo: Exceso de energía.
Bota: La huella del que sabe que se hace camino al andar.
Botella: Espacio que da forma al estado líquido.
Botica: Allí donde se concentra la magia de la naturaleza.
Boticario, -a: El chamán occidentalizado.
Botín: 1. Apropiación de algo ajeno. 2. Redistribución de la riqueza.
Botón: La muestra de una parte.
Botones: Una persona que ayuda a otras personas.
Bóveda: El cielo.
Boxeador: La personificación de la individualidad.
Boxeo: 1. La máxima expresión de la filosofía de la no cooperación. 2. Terapia de choque contraproducente.
Boya: La ligereza de la densidad.
Bozal: Miedo a la libre expresión.
Bramido: Grito de guerra de la voluntad.
Branquias: 1. La expiración vegetal convertida en inspiración animal. 2. El milagro de la vida bajo el agua.
Brasa: La solidificación del fuego.
Brasero: La domesticación del fuego.
Bravura: La indomabilidad del espíritu.
Brebaje: La sabiduría de las propiedades.
Brecha: La fuerza del espacio propio.
Breve: Le encarnación.
Brevedad: Falta de anclaje con la intensidad del momento.
Breviario: Descodificador de la vida express.
Brida: La inmovilidad de la presión.
Brillante: La belleza que bebe de la luz.
Brillantez: Una idea emergida de la conciencia colectiva.
Brillar: 1. Persona que se ha reencontrado. 2. Aquel que Es.
Brincar: Efecto físico de un espíritu alegre.
Brindar: El espíritu que celebra.
Brisa: 1. La caricia del aire. 2. El poder de lo invisible. 3. La fuerza de la suavidad.
Broca: La responsabilidad de la intencionalidad.
Brocha: La atención hecha trazo.
Broche: La ornamentación de algo cerrado.
Broma: La sonrisa fácil y respetuosa.
Bromista: Un espíritu alegre.
Bronca: El trueno del espíritu no templado.
Bronce: Un escalón en la era de la humanidad.
Bronceado, -da: 1. Un antifaz integral. 2. El tono cromático del nivel de naturalización.
Bronquitis: Ahogo a la vida.
Brotar: La fuerza de la vida.
Brote: El despertar de un letargo.
Bruja, -o: Un chamán de la naturaleza.
Brujería: La sabiduría de conectar con el mundo sutil de la naturaleza.
Brújula: La guía de los que se sienten perdidos.
Brusco, -ca: 1. Persona que vive fuera de sí. 2. Invasor de espacios.
Brutalidad: Carencia de respeto.
Bucear: 1. Meditación con el elemento agua. 2. Regresión al elemento originario.
Bucle: 1. La repetición del arquetipo en la vida que no tenemos resuelto. 2. Muestra de paciencia del Universo con nuestro proceso de aprendizaje personal.
Bucólico: Espacio que nos reconecta con la paz interior.
Budismo: 1. El arte de trascender la mente a través del corazón. 2. La práctica del amor divino en la tierra.
Budista: Una actitud ante la vida.
Buenaventura: La búsqueda del camino bueno.
Bueno: Todo aquello que haga sonreír al corazón.
Buey: El caminar sosegado del Tao.
Búfalo: Animal sagrado para los indios.
Bufanda: El que protege el medio de transmitir nuestra verdad.
Bufo: Un espejismo.
Bufón: Un estado de degradación humana.
Buhardilla: El refugio de lo cotidiano.
Búho: 1. El que ve a través de la oscuridad. 2. La luz del conocimiento.
Buitre: Un reciclador de la vida.
Bujía: La chispa vital de las máquinas.
Bula: La jerarquización de la palabra decretada.
Bulbo: El preámbulo de la vida manifestada.
Bulo: Un globo pendiente de ser pinchado.
Bulla: Una prueba para la reconciliación.
Bullicio: Ausencia de silencio.
Bullicioso: Espacio para ausentarse de uno mismo.
Burbuja: La realidad.
Burdel: 1. La sometición de la carne. 2. Un pozo para el espíritu.
Burguesía: Un estrato de la desigualdad de las sociedades modernas.
Burla: Medida del ego.
Burocracia: La correa de la libertad individual.
Burro: La sabiduría no entendida.
Bursátil: El universo no real donde viven los que someten al mundo real.
Buscador: Un viajero de la vida.
Buscar: Acción del que desea hallar.
Butifarra: La transmutación de la sangre.

Buzón: La delegación de nuestro hogar.


C
Cabal: Personas con la mente expandida.
Cábala: 1. Lenguaje milenario de los números. 2. Código secreto de la Biblia.
Cabalgar: 1. Acariciar el viento. 2. Ser uno con el caballo.
Caballería: Grupo de personas que se autoimpone un código de conducta virtuoso.
Caballero: 1. Persona que integra en su vida los valores de conducta de una caballería. 2. Interrelación respetuosa de la energía masculina con la energía femenina.
Caballete: La geometría del apoyo.
Caballo: 1. La libertad de la naturaleza. 2. El vínculo sagrado de la amistad animal.
Cabaña: 1. La imaginación creativa del medio. 2. La economía de los recursos.
Cabaret: El poder embriagador de la fantasía sensorial.
Cabecera: Dependiente de nuestra cabeza.
Cabecilla: Energía que arrastra.
Cabellera: Reflejo de la indomabilidad de un espíritu.
Cabello: Una extensión de la personalidad.
Caber: Capacidad de adaptación.
Cabeza: Un diamante cósmico en bruto.
Cabezada: Recargar.
Cabezal: El norte de la cabeza.
Cabizbajo: 1. Autoreproche. 2. Miedo. 3. Persona que aún no se ha dado cuenta que vale, puede y se lo merece.
Cable: Medio que tiene como fin unir.
Cabo: El extremo de un continuo.
Cabra: La montaña expresando su libertad.
Cabrero: La conciencia de un rebaño.
Cabriola: La negación de lo imposible.
Caca: 1. La potencialidad devaluada de un reciclado reciclable en el mundo limitado de un solo uso.2. Germen de la vida. 3. Arcilla de hogares.
Cacahuete: La manifestación de la dualidad.
Cacao: La energía del placer.
Cacareo: 1. Crear distancia. 2. La dialéctica de la razón del ego.
Cacería: 1. La trascendencia de la vida de los animales. 2. Un acto sagrado por la ofrenda de la existencia propia en beneficio de la vida común de la que todos formamos parte.
Cacerola: La alquimia de los alimentos.
Cacique: La personalización de una sociedad donde las personas no tienen el mismo valor.
Caciquismo: La institucionalización del egoísmo. 
Caco: La enajenación del deseo.
Cacofonía: El espacio donde el lenguaje verbal y no verbal se encuentran.
Cachalote: La vida del océano en una gota.
Cacharrería: Un universo creado por historias desechadas.
Cacharro: La versatilidad de la funcionalidad.
Cachear: La legitimación de la desconfianza
Cachete: 1. Falta de respeto a la diferencia. 2. Elemento educativo represivo.
Cacho: Una parte sustraída de su todo.
Cachorro, -rra: La infancia animal.
Cadáver: La carcasa que deja el alma tras de si.
Cadavérico, -ca: Persona sin energía vital.
Cadena: Miedo a la libertad.
Cadencia: El reposo de la continuidad.
Cadete: El iniciado al servicio del poder.
Cádiz: El secreto guardado de la antigua Atlántida.
Caducar: Cambiar de estado.
Caducidad: La frontera de la transformación.
Caer: Acción posterior a toda subida.
Café: El alimento del estrés.
Cafeína: La droga de occidente.
Cafetera: El despertador del mundo moderno.
Cagar: 1. Evidencia de igualdad entre todas las personas. 2. La expulsión de la energía sobrante.
Cagón, –na: 1. Sumisión al miedo. 2. Persona que ha dejado de creer en sí mismo,-a.
Caída: Oportunidad para reencontrarse.   
Caído, -da: Persona en proceso de aprendizaje.
Caimán: Un reflejo de la relatividad del espacio-tiempo.
Cairo: Una de las cunas perdidas del conocimiento primogénito de la humanidad.
Caja: La obsesión del hombre por compartimentar.
Cajero: La mano del amo.
Cajón: El orden estanco.
Cal: La supremacía de la esencia sobre la vida o la muerte.
Cala: La puerta hacia la inmensidad del mar.
Calabaza: El juego para la creatividad humana.
Calabozo: La estancia oscura de las mentes oscuras.
Calamar: El aliento divino del flujo vital.
Calambre: Aviso de sobrecarga del sistema.
Calamidad: Una prueba de aprendizaje personal y social.
Calar: Traspasar barreras.
Calavera: El engaño de la muerte.
Calcar: La aceptación  del original.
Calcáreo, -a: La modulación de la consistencia.
Calcetín: El arte de sobreponer capas.
Calcinar: La ilusión de la eliminación.
Calcio: La fortaleza de la estructura de uno de los cuerpos humanos.
Calcomanía: La manía por lo volátil.
Calculadora: La externalización de la autonomía humana.
Calcular: Acción de control.
Cálculo: El genoma de la ciencia.
Caldear: Transformar el ambiente.
Caldera: Transmutador de la materia.
Calderilla: Medida cualitativa imprecisa.
Caldo: El origen de la vida.
Caldoso, -sa: Regreso al origen de todas las cosas.
Calefacción: La supremacía sobre la energía calorífica.
Calendario: La cuenta atrás del reloj biológico.
Calentamiento: (global) La inconciencia de la especia humana.
Calentar: Cambiar el grado de una misma naturaleza.
Calentura: La fugacidad de una intensidad.
Calibrar: La búsqueda de un equilibrio.
Calibre: Medida preconcebida.
Calidad: Una vida humana digna.
Cálido, -da: La manifestación del contraste con un entorno de polaridad opuesta.
Calidoscopio: La artimaña de ver sin ser visto.
Caliente: La temperatura de la vida.
Califa: Uno de los mil nombres históricos con los que se muestra la desigualdad humana.
Califato: La institucionalización de una desigualdad social.
Calificación: Valoración arbitraria de unos referentes contextualizados en un momento determinado y concreto.
Calificado, -da: Aquella persona que encuentra y sigue su propio camino.
Calificar: Potestad de la Vida.
Calificativo: Elemento reductivista.
Caligrafía: El arte de la escritura hecha meditación.
Cáliz: La sacralización del contenido.
Caliza: Uno de los estadios de la tierra manifestada en piedra.
Calma: El espíritu del sabio.
Calmante: Ilusionista del dolor.
Calmar: Servicio al prójimo.
Calmoso, -sa: Persona que ha alcanzado el reino de la templanza.
Calor: La temperatura del amor.
Caloría: El reduccionismo de la alimentación encorsetada por la moda.
Calorífero: Que emana vida.
Calumnia: 1. El veneno de la envidia. 2. El puñal por la espalda del poder deslegitimizado.
Calumniar: El hábito de los pobres de espíritu.
Caluroso, -sa: Estado de inadaptación.
Calva: 1. Manifestación evolutiva de la especie. 2. Acto consciente de desapego.
Calvario: Episodio de inframundo en el mundo.
Calzada: Camino tecnologizado.
Calzado, -da: La debilidad del hábito.
Calzador: Un facilitador entre dos estadios.
Calzón: La vestimenta en su mínima expresión.
Calzonazos: Cesión de la fidelidad a uno mismo,-a.
Calzoncillos: Calzones masculinizados.
Callado, -da: La virtud de los sabios.
Callar: Dar paso al silencio interior.
Calle: La polinización de la vida.
Callejear: Necesidad de búsqueda de la libertad.
Callejero,-ra: 1. Persona que fluye por el pulso de la vida. 2. Absentista de uno mismo,-a.
Callejón: Embudo del espacio.
Callejuela: La importancia de lo humilde.
Callista: Restaurador de las formas.
Callo: La inaceptación de una persistencia.
Callosidad: Resistencia bloqueada
Calloso, -sa: Lo que empuja y no fluye.
Cama: La desconexión de la conciencia conciente.
Camada: La continuidad del ciclo de la vida.
Camaleón: 1. Ser impersonal. 2. Carencia de Autoridad Interna. 3. Miedo al entorno.
Cámara: 1. Espacio aislado de su ambiente. 2. La intencionalidad de crear una diferencia en la continuidad del espacio.
Camarada: Compañerismo inducido bajo la disciplina de terceros.
Camarero, -ra: 1. Nodo entre dos realidades antagónicas. 2. Equilibrista de mundos.
Camarote: La fragilidad de la seguridad.
Cambiar: Una transmisión de energía.
Cambio: Acto de desaprenderse.
Camelar: Aprovecharse de alguien de manera sutil e intencionada.
Camello, -lla: El aliento vital del desierto.
Camilla: Un transportador espacial.
Camillero: La conciencia de la camilla.
Caminador, -ra: (aparato) La reafirmación de la voluntad de continuar el camino.
Caminante: Aprendiz.
Caminar: Experiencia de aprendizaje.
Caminata: Secuencia del camino.
Camino: Sendero individual e intransferible de una persona a lo largo de su vida.
Camión: Un desplazador de materia.
Camioneta: Una escala del camión.
Camisa: 1. El embellecimiento de una piel substituible. 2. El pudor sociabilizado del cuerpo humano.
Camisería: Proveedor de segundas pieles a medida.
Camisón: 1. Vestir la vergüenza a la desnudez. 2. Prenda psicológica de protección.
Camorra: Contexto vacío de amor.
Camorrista: 1. Persona perdida de sí mismo,-a. 2. Náufrago de su propia esencia.
Campamento: Estancia fugaz.
Campana: El lenguaje de la espiritualidad.
Campanada: El Universo mostrando su corporeidad.
Campanario: La oración emergida en piedra.
Campanear: Rezar.
Campanero: Monje del sonido.
Campanilla: La que anuncia una discontinuidad o un cambio de estadio.
Campante: Quien no empuja.
Campaña: La acción de unas expectativas.
Campechano,-na: Próximo, -a a la naturalidad.
Campeón: Uno de los estatus del ego.
Campeonato: Engorde ocioso de egos.
Campesino,-na: Persona que vive al ritmo de los ciclos de la naturaleza.
Campestre: Hijo del campo.
Campo: Una de las caras de la Madre Tierra.
Cana: Trofeo de la experiencia.
Canal: Vena de vida.
Canalización: Acción de unir.
Canalizar: Redireccionar el flujo.
Canalón: La excelencia de la sabiduría de la cocina.
Canalla: Enfermo emocional.
Canallada: Estado febril producido por la oscuridad en el corazón.
Canapé: La búsqueda de la esencia de la estética alimentaria.
Canario, -ra: Hijo alado de la naturaleza.
Canasta: Densidad perimetral que dibuja un paso entre el vacío.
Cancelar: Acción de corregir.
Cáncer: Exaltación del ritmo natural de las células.
Canceroso, -sa: Todo aquello que rompe el ritmo armonioso de la vida natural.
Canciller: Un ego reforzado socialmente.
Cancillería: 1. La institucionalización de la sumisión. 2. La desigualdad hecha ley.
Canción: Lenguaje del alma.
Cancionero: El alma de un pueblo.
Candado: Carcelero de la libertad.
Candelabro: Atlante de la luz.
Candente: Que preserva la calidez.
Candidato, -ta: Comunión entre habilidad y finalidad.
Candidez: Susurro dulce al corazón
Cándido,-da: Ser que transmite candidez.
Candil: El poder de la luz sobre la oscuridad.
Canela: Chispa alegre de la vida.
Cangrejo: La sabiduría de retroceder para poder avanzar.
Cangrena: La persistencia del bloqueo.
Cangrenarse: La expansión de un bloqueo.
Canguro: 1. La universalidad de la maternidad. 2. Amor compartido. 3. La confianza en la humanidad.
Caníbal: Persona en el extremo evolutivo opuesto a la iluminación.
Canibalismo: La supremacía del instinto animal.
Canica: La perfección de la forma y el fondo de la infancia.
Canijo, -ja: Percepción relativa dependiendo del observador.
Canje: Transferencia energética.
Canjear: Pulso vital del Universo.
Canoa: La transmutación de la densidad.
Canon: (de Pachelbel) Una incansable experiencia mística.
Canónigo: Peldaño de un andamio mundano construido sobre el amor divino y universal.
Canonizar: Manera de iluminar una estrella en el firmamento.
Canoso, -sa: El tinte de la experiencia.
Cansado, -da: (Anímicamente) Efecto de desgaste vital causado por una ceguera reduccionista de la vida. 
Cansancio: Uso desequilibrado de la energía vital personal cuyo exceso contagia en cadena al cuerpo físico, mental y emocional.   
Cansar: Acción de desgaste.
Cansino,-na1. Efecto de un reclamo o atención insistente. 2. Persona que no prosigue su propio camino.
Cantábrico: La faceta brava del mar.
Cántabro, -bra: Un celta moderno.
Cantante: Un terapeuta de la voz.
Cantar: Vibración sonora del cuerpo emocional.
Cantera: La expoliación de la montaña.
Cantero: Cirujano de la cantera.
Cántico: Lenguaje del corazón.
Cantidad: Suma de individualidades.
Cantimplora: La posibilidad del abastecimiento.
Cantina: Escondite de uno mismo y el mundo.
Canto: La palabra devuelta a su cuna musical.
Canturrear: Susurro anímico.
Caña: La maestría de la aceptación.
Cañería: La posibilidad del flujo.
Cañón: La intencionalidad de infringir dolor.
Cañonero, -ra: Siervo de la muerte.
Caoba: La potencialidad del árbol.
Caos: Multiplicidad de sincronicidades.
Caótico: Incomprensión del caos.
Capacidad: Alineación entre mundo interior y exterior.
Capacitar: Redescubrir una habilidad.
Capar: Coartar una capacidad.
Caparazón: Escudo del miedo.
Capataz: Persona capacitada que dirige.
Capaz: Quien busca superarse.
Capcioso,-sa: Falta de transparencia.
Capear: Fluir con los cambios.
Capellán: 1. Persona entregada al desarrollo de su espiritualidad. 2. Hombre dedicado al cuidado del Amor por todas las criaturas.
Capeo: Acción que no integra una situación, sino que la evade mediante artes de despiste.
Caperuza: (Roja, de cuento) La fortaleza de la inocencia.
Capicúa: El Alfa y Omega de una frecuencia.
Capilar: La última capa del cuerpo físico
Capilaridad: La flexibilidad del tacto.
Capilla: Puerta dimensional de nuestra propia trascendencia.
Capital: 1. Algo destacable. 2. (Dinero) Medio de intercambio de habilidades y elemento armonizador de desequilibrios sociales.
Capitalismo: 1. Dogma absolutista del capital. 2. (Mercado) Divinización del capital donde éste se convierte en un fin. 3. El egoísmo hecho religión.  
Capitalista: (Economía) Persona que sobrepone la vida del capital por encima de la vida del ser humano.
Capitalizar: Acaparar
Capitán, –na: 1. Persona a la que se le ha cedido el derecho de decisión personal en busca del bien común. 2. Estadio de responsabilidad moral.
Capitanear: Dirigir con inteligencia colectiva.
Capitel: Aquello que encabeza y a su vez aguanta.
Capítulo: Un punto en el continuo del espacio-tiempo.
Capricornio: Destello de un rasgo de identidad de las estrellas en el ser humano.
Capricho: Necesidad de satisfacción del Yo.
Caprichoso, -sa: Ego malcriado.
Cápsula: Aislante del infinito.
Capsular: Acción de defensa frente al deterioramiento.
Captación: Atraer para sí.
Captar: Integrar.
Capturar: 1. Captar contra voluntad. 2. Falta de respeto por la libertad ajena.
Capuchino, -na: El que busca la espiritualidad desde el retiro y la vida contemplativa
Capullo: La crisálida de la semilla.
Caqui: La energía revelada bajo la forma de una onda vibratoria de luz.
Cara: Accidente biológico del alma eterna.
Carabela: La intrascendencia del cuerpo físico.
Caracol: El aliento divino de una de las geometrías sagradas del Universo.
Caracola: Diversidad de la espiral de la vida.
Carácter: 1. Materia moldeable. 2. El activo que crea las realidades individuales.
Característico, -ca: Elemento diferenciador.
Caradura: Falta de respeto por el prójimo.
Carambola: Sincronicidades visibles.
Caramelo: El adulzurante del gusto.
Carantoñas: Estado infantil de la comunicación previo al lenguaje.
Carbón: El poder regenerador y transmutador del reino vegetal.
Carbonero, -ra: Maestro de la Tierra y el Fuego.
Carbono: Pieza del puzzle vital.
Carburador: Corazón mecánico.
Carburante: El espíritu de la Tierra convertido en savia de vida para los seres mecánicos.
Carcajada: El alma que ríe.
Carcamal: 1. Persona experimentada. 2. Persona anclada en el pasado.
Cárcel: Estigmatización del fracaso.
Carcoma: Anuncio de la transitoriedad de las cosas.
Cardenal: 1. (Físico) Recuerdo de resistencia a la invasión del espacio personal. 2. (Catolicismo) Persona consagrada al servicio de los más necesitados.
Cardíaco: (Ataque, salud) Señal de aviso frente a una vida tensionada. Persona que vive empujando, no fluyendo.
Cardo: La diversidad de la belleza natural.
Carecer: Necesidad del Yo.
Carencia: Estado febril de un ser completo.
Careta: 1. Tantas como falsos Yo tenemos. 2. Pose artificial de las personas que aún no se han reencontrado consigo mism@s.
Carga: Todo aquello que dicta la mente Hacer en contra de lo que el corazón siente Ser.
Cargar: (En contra del Ser) Ceder el poder personal a terceros.
Cargo: Usurpador de la identidad personal.
Cariátide: Símbolo del peso del mundo sobre la mujer.
Caricatura: La vida en sociedad.
Caricaturesco, -ca: Comportamiento no natural.
Caricaturista: Psicólogo de las formas sociales.
Caricaturizar: El arte de los poses de la moda de turno.
Caricia: El lenguaje del alma.
Caridad: Una variante de la injusticia social.
Caries: La erosión de la fragilidad humana.
Cariño: El eslabón intermedio entre el afecto y el amor.
Cariñoso, -sa: El baile de quien quiere algo.
Caritativo, -va: Un analgésico moral.
Cariz: Lo visible, frente a lo que no se ve.
Carmelitas: Uno de los muchos caminos del silencio y el recogimiento.
Carmesí: Color dual en su intensidad: la exaltación del placer y/o del dolor.
Carmín: El espíritu libre del placer.
Carnal: La fuerza que mueve el mundo.
Carnaval: Una sociedad donde poderoso caballero es Don Dinero.
Carnavalesco, -ca: El frenesí diario de los parqués de las Bolsas mundiales.
Carnaza: Las clases populares.
Carne: Un vestigio de nuestra primitividad.
Carnero: (Satánico) El endiosamiento de la naturaleza oscura del ser humano.
Carnet: Un pase selectivo de acceso.
Carnicería: 1. Escaparate de la naturaleza carnívora del hombre. 2. Mostrador de la insensibilidad humana frente a los animales.
Carnicero, -ra: Un mercader de la muerte animal.
Carnívoro, -ra: La raíz yacente de nuestra especie.
Carnosidad: El exceso de sociedades desequilibradas.
Caro, -ra: 1. Término relativo dependiendo del observador. 2. Escala de selección de consumidores.
Carolingio, -ia: Una muestra de la caducidad del poder.
Carótida: El aliento del cerebro.
Carpa: (Pez) La fuerza de adaptación de la vida.
Carpanta: (Personaje). La socialización del hambre violento de la posguerra española hecho dibujo.
Carpeta: Un bolsillo más grande.
Carpetazo: Un adiós definitivo.
Carpintería: El poder creativo de otorgar la eternidad a los árboles.
Carpintero: El alquimista de la madera.
Carraca: (Herramienta) La barita mágica de las herramientas.
Carraspear: El canto grave de una garganta semiahogada
Carrera: El medio natural de la competitividad.
Carrete: La rentabilidad del espacio.
Carretera: 1. La humanización de la Tierra. 2. Cordones umbilicales de las ciudades.
Carretilla: El aligeramiento de lo pesado.
Carretón: Un cajón con ruedas.
Carril: Una pauta de comportamiento social hecha asfalto.
Carro: El antecedente de los motores de combustión.
Carrocería: El maquillaje de la ingeniería.
Carroña: El Master Class de la Naturaleza en reciclaje.
Carroza: Yo, según mis hijas.
Carruaje: Un carro VIP.
Carta: Un email de museo.
Cartabón: Una de las llaves de medida en el mundo de las formas del hombre.
Cartaginés, -sa: El primer comerciante global.
Cartapacio: El mantel del escritorio.
Cartear: Mantener un diálogo sordo.
Cartel: El deseo de destacar.
Cartera: La funda de nuestro código de barras.
Cartero: El cable USB del papel
Cartílago: (Rodilla) El punto débil del orgullo.    
Cartilla: Cuenta cuentas.
Cartografía: El mundo en un puño.
Cartógrafo, -fa: Dibujante de lugares y caminos.
Cartomancia: El oráculo de los Arcanos.
Cartón: Papel rico en sedimentos.
Cartucho: La carcasa de la muerte.
Cartujo: Maestro de las bebidas espirituosas.
Cartulina: Un papel a más. Un cartón a menos.
Casa: Un derecho.
Casado, -da: Persona comprometida con otra en compartir el camino de un mismo viaje.
Casamiento: Cruce de caminos.
Casar: (-se) Festejar el inicio de un viaje.
Cascabel: El murmullo de los ángeles.
Cascada: 1. Las ondinas jugando a volar. 2. La orquesta sinfónica del agua.
Cascado, -da: El efecto de una vida intensa.
Cáscara: Protección.
Cascarón: El cuerpo humano.
Cascarrabias: La personalidad de la frustración.
Casco: Un doble cráneo provisional.
Cascote: (Construcción) La huella de un pasado que ya no es.
Caseína: El espíritu de los lácteos.
Caserío: La autosuficiencia de una vivienda.
Casero, -ra: Comerciante de un derecho social.
Caserón: Una casa de alma grande.
Casi: Un intento a medias.
Casilla: Una etiqueta en tres dimensiones.
Casillero: Una colmena de pertenencias.
Casino: 1. La perversión del juego. 2. La legalización de la avaricia. 3. Un entretenimiento solo apto para ricos.
Caso: La singularidad de una circunstancia.
Caspa: Un suvenir de la muerte sobre nuestras cabezas.
Casquete: (Polar) La existencia de vida bajo cero.
Casta: La perseverancia del poder en el tiempo.
Castañero, -ra: El tamborilero del fuego.
Castaño, -ña: Un color con identidad propia.
Castañuela: La percusión de vacíos que se encuentran.
Castellanada: El relleno lingüístico por carencias.
Castellano, -na: 1. La segunda lengua de la humanidad contemporánea. 2. La vida tras la muerte del latín.
Castidad: 1. La negación de un impulso natural. 2. La transgresión activa del instinto de supervivencia de la vida.
Castigar: 1. Coartar la libertad ajena. 2. Acción correctora de la conducta humana.
Castigo: Corsé sociabilizador.
Castillo: Un símbolo de desigualdad humana.
Castizo, -za: Una falacia.
Castor: Ingeniero animal de diques.
Castrar: Violación a la dignidad humana.
Castrense: La secularización de la fuerza.
Casualidad: El idioma del destino.
Casuística: La ciencia de las justificaciones.
Cata: La sentidología (ciencia de los sentidos).
Cataclismo: Cambio de rumbo forzoso.
Catacumbas: El submundo de la muerte.
Catador: Un sensitivo.
Catalán, -ana: Una mezcla de pueblos y culturas.
Catalanismo: La búsqueda y creación de una singularidad entre la pluralidad.
Catalanizar: Todo lo que intenta “-nizar” es por despecho.
Catalejo: 1. Ver más allá de tus propias narices. 2. Vislumbrar horizontes nuevos.
Catalogar: Controlar la incertidumbre.
Catálogo: 1. Mente cuadrada y estanca. 2. Herramienta de autoprotección.
Cataluña: Un corredor (paso) de la humanidad.

Cataplasma: Ungüento de vida.
Catapulta: 1. El brazo largo del poder de la fuerza. 2. Instrumento de negociación imperativa. 3. Versión 1.0 del sueño de volar.
Catar: Método empírico de reconocer la naturaleza de algo o alguien.
Catarata: 1. El atardecer de la visión. 2. La gravedad hecha agua. 3. Cortinas acuosas de la montaña.
Catarro: Pérdida de empoderamiento personal.
Catastro: Contador de dinero fraguado.
Catástrofe: Implosión de una singulraridad.
Catecismo: Software mental católico.
Catecúmeno, -na: Adoctrinamiento iniciático.
Cátedra: La ilusión del Saber.
Catedral: La trascendencia de lo mundano.
Catedrático, -ca: Alguien quien piensa que no debe aprender nada más.
Categoría: El sustrato elevado a substantivo.
Categórico, -ca: Porra del radical.
Catequesis: Escuela de un mito autocreído.
Catequista: Chamán de la catequesis.
Catequizar: Programar.
Cateto, -ta: 1. La rectitud de lo angular. 2. Etnocentrismo urbano del homo ruralis.
Cátodo: 1. La polaridad de una dualidad. 2. El lado negativo que necesita la vida positiva para existir.
Catolicismo: La imperfecta manifestación humana, profundamente humana, de la idea cristiana.
Católico,-ca: Título colgado en la buhardilla de la casa.
Catorce: 1. Dos ciclos de siete. 2. La superación de la muerte.
Catre: Un acoge sueños de auxilio.
Cauce: El preludio de un devenir imposponible.
Caucho: La naturaleza onírica del vino.
Caudal: El movimiento en estado fluido.
Caudaloso, -sa: La abundancia del fluir.
Caudillaje: La acción asfixiante del Estado.
Caudillo: Patología paternalista que ahoga.
Causa: El germen de todo efecto.
Causal: La razón hecho principio.
Casualidad: Patrón invisible de la causalidad.
Causante: La mano que mece el efecto.
Causar: Intecionalidad manifiesta.
Cáustico, -ca: Persona que corroe la armonía social.
Cautela: La precaución de la intuición.
Cauteloso, -sa: La personalidad del miedo.
Cauterizar: Un punto y seguido en la vida.
Cautivador, -ra: El flautista de Hamelin.
Cautivar: El grial del Mercado.
Cautiverio: La cueva de Platón.
Cautividad: Falta de libre albedrío.
Cautivo, -va: Persona inconsciente.
Cauto, -ta: La mente en modo relativista.
Cava: Complejo de inferioridad del champagne.
Cavador: La versión humana de la avestruz.
Cavar: Rascar la superficie.
Caverna: Eco del hábitat ancestral del ser humano.
Cavernoso, -sa: Especie competitiva con corbata.
Caviar: El lujo del principio de la vida.
Cavidad: Hueco allí donde tendría que haber el cerebro o el corazón.
Cavilación: Voluntad de desbloquear una angustia.
Cavilar: Buscar destino en el interior de la rueda del ratón,
Caza: Una necesidad evolucionada en ocio.
Cazador,-ra: Homo moderno con cerebro reptiliano primitivo.
Cazar: La canalización del instinto civilizado de matar.
Cazo: Herramienta de gestión del vacío.
Cazolada: Recurso de protesta reinvindicativa de los sin voz.
Cazuela: El cáliz de buen vivir.
Cazurro, -rra: El hombre hecho piedra.
Cebada: Regalo de los dioses para sus creaciones.
Cebar: Tendencia natural de las abuelas.
Cebo: La publicidad.
Cebolla: La cultura.
Cebra: La naturaleza en un día de inspiración artística.
Ceceo: 1. Destierro fonético de silvido sutil. 2. Donde Dios creó al primer día la r y en el sefundo día la t.
Cedazo: El portal de la pureza.
Ceder: 1. La gran asignatura pendiente de la vida. 2. La actitud de un ego relajado.
Cedro: 1. El acero de las montañas. 2. La implacabilidad de la vida orgánica.
Cefalópodos: El balet de Neptuno.
Cegar: Uso indiscriminado de los telediarios.
Cegato, -ta: Persona que solo se mira el hombrigo.
Ceguera: Estado producido por la carencia de placas humanistas en los vasos sanguineos que riegan los globos oculares.
Ceja: El carácter del ojo.
Cejijunto, -ta: Las alas del alma.
Cejudo, -da: La vitalidad de la abundancia.
Celador, -ra: El precedente humano de la navaja suiza.
Celda: Archivo de personas del Derecho penal.
Celebración: Alegría compartida.
Celebrar: Ritual de transición a una nueva etapa.
Célebre: Perteneciente a la mentalidad colectiva.
Celebridad: Una estrella fugaz en la historia de la humanidad.
Celeridad: El estrés del movimiento.
Celeste: El anhelo de trascendencia del ser humano.
Celestial: Categorización religiosa sin base empírica.
Celibato: Invención cultural de intentar redefinir el flujo vital de la energía.
Célibe: Vela cerrada al vacío.
Celo: Clamor de supervivencia de la especie.
Celos: Patología mental de la propiedad.
Celoso, -sa: Inseguridad proyectada.
Celta: Pueblo en simbiosis con la naturaleza.
Celtíbero- ,ra: Una raza sin memoria histórica.
Célula: Mi yo primordial y prestado.
Celular: La sinapsis del cerebro digital global.
Celuloide: La magia de la inmortalidad.
Celulosa: El camisón natural de la Tierra.
Cementerio: Donde los que no se quieren olvidar se olvidan.
Cemento: 1. El calcio de las estructuras urbanas. 2. El puso del hombre contra el Tiempo.
Cena: El desayuno del sueño.
Cenáculo: Misa gastronómica de ideas.
Cenagoso, -sa: La antesala del polvo.
Cenar: Acto preparatorio para el trance nocturno.
Cencerro: La campana de los montes.
Cenefa: Estética en continuo lineal.
Cenicero: Recogedor de pensamientos quemados.
Cenicienta: La esperanza del milagro de la pobreza.
Cenit: La zanahoria frente al burro.
Cenital: Ciudad de los dioses.
Ceniza: El omega de la mortalidad.
Cenizo, -za: El/la desahuciado/a de la suerte.
Cenobio: El orden del silencio exiliado.
Cenobita: Morador del silencio.
Censo: 1. Certificado de derecho de ciudadanía. 2. Notario de la existencia social.
Censor: Fundamentalista de su tiempo.
Censura: El poder cedido.
Censurar: La manipuación de la Moral.
Centaura: La flor del estómago.
Centauro: Proyección de la sombra natural del hombre.
Centavo, -va: El sonido de la pobreza.
Centella: La chispa de la inesperada sincronicidad.
Centena: Techo de la mortalidad.
Centenar: (pl.) Demasiado.
Centenario, -ria: Tiempo extra, quizás excesivo.
Centeno: Junto a la cebada, otro maná de los dioses como regalo a sus criaturas mortales.
Centesimal: 1. Todo depende de la parte originaria de la que haya sido dividido. 2. La relatividad de los referentes.
Centésimo, -ma: La incerteza de una posición concreta.
Centígrado, -da: Estructura nuclear de los grados.
Centigramo: En el umbral de la hambruna, la diferencia con la vida.
Centilitro: Un litro en potencia.
Centímetro: Medida de varonía.
Céntimo: La diferencia entre un producto con o sin oferta.
Centinela: Sensor de movimiento humano.
Centollo: El status social emplatado.
Centón: Obra producida por mediocres.
Central: Susceptible de traslación.
Centralismo: La organización del control.
Centralizar: La avaricia del poder.
Centrar: Rerganización de un sistema.
Céntrico, -ca: Volátil a las tendencias.
Centrífugo, -ga: Característica propia de la expansión de la vida.
Centrípeto, -ta: Obsesión por retener que suele derivar en colapso.
Centro: Invención humana.
Centuplicar: El cuento de la lechera.
Centuria: Departamento de exportación romano.
Ceñidor: Instrumento represivo de la moda.
Ceñir: Habilidad de adaptarse a las circunstancias.
Ceñudo, -da: Enfado enquistado.
Cepa: La hubre del vino.
Cepillar: El instinto por la belleza.
Cepillo: Microdedos al uso.
Cepo: Dimensión donde el tiempo se para.
Cequia: Vena del campo.
Cera: La impermanencia de lo visible.
Cerámico, -ca: La vertiente artística del fuego.
Ceramista: Maestro de la tierra y el fuego.
Cerbatana: El silvido de la muerte.
Cerca: Tan relativo como lejos.
Cercado: Ilusión de los límites de un espacio.
Cercanía: Todo aquello que se siente como próximo.
Cercano, -na: Una percepción emocional.
Cercar: Voluntad de constreñir el aire.
Cercenar: Devaluar a consciencia.
Cerciorar: 1. El impulso hereditario de Santo Tomás en la especie humana. 2. Manifestación de la incredulidad.
Cerdaña: Una anécdota en la historia de Cataluña.
Cerdeña: El Mediterráneo en su esencia.
Cerdo, -da: Los andares de un animal elevados al placer gastronómico.
Cereal: Fundamento del adn humano.
Cerebelo: La voluntad del cuerpo por encima de la voluntad de la persona.
Cerebral: El cartesianismo como máxima.
Cerebro: Un despropósito divino en la cabeza de demasiados hombres.
Ceremonia: Canon de significado social.
Ceremonioso, -sa: Un barroco de las relaciones.
Cerezo: Un árbol par.
Cereza: La dureza vestida de delicadez.
Cerilla: El fuego en futuro de subjuntivo.
Cernir: La depuración de lo superfluo.
Cero: 1. El punto de partida de toda historia. 2. La lógica previa a la suma de una unidad.
Cerrado, -da: La seguridad temporal.
Cerrador: El señor de la puerta.
Cerradura: La ventana de la esperanza.
Cerrajería: El universo de las llaves.
Cerrajero: Un liberador y protector en partes iguales.
Cerrar: Acción de retener.
Cerrazón: Carente de conocimientos y su posible interrelación.
Cerro: La ambigüedad de edad de una colina.
Cerrojo: Celo a la intimidad.
Certamen: Convocatoria selectiva donde triunfa el ego.
Certero, -ra: 1. La muerte. 2. Juicio de valor de los sin juicio.
Certeza: Criterio subjetivo.
Certificación: Revaloración para uso social.
Certificado, -da: Un papel más con un sello más de valor especulativo.
Certificar: Valorar con rago de ley.
Cervato: Un ángel del bosque.
Cervecería: Enjambre de cebada en fermentación.
Cervecero, -ra: Monje del lúpulo.
Cerveza: Néctar popularizado de los faraones.
Cervical: La cariátide de los pensamientos.
Cesación: El fin impuesto por terceros.
Cesante: El verdugo de la cesación.
Cesar: Un punto y a parte de un relato vital.
Cesión: La ley de vida del relevo.
Césped: Hierba culturalizada.
Cesta: Los mimbres hechos espacio.
Cestería: Crisálide de los sauces.
Cestero, -ra: El hacedor de vacíos portables.
Cetáceo: Bailarín de la ópera marina.
Cetona: Manifestación del lado indpendiente de la voluntad del cuerpo.
Cetrino,-na: La alegría del sol y la vitalidad de la naturaleza.
Cetro: El poder en la Tierra.
C.I.A.: La mano alargada que mece la cuna.
Cianuro: La amargura de la almendra mortal.
Cicatero, -ra: Buceador de lo superfluo.
Cicatriz: 1. Certificado de asistencia. 2. Recuerdo de un aprendizaje.
Cicatrización: Tiempo de integración de un conocimmiento.
Cíclico, -ca: La historia del hombre.
Ciclismo: El anhelo de la libertad.
Ciclista: Fonambulista sobre cuerda rodante.
Ciclo: Periodo de madurez personal.
Ciclón: El número aúreo celeste.
Cíclope: Herrero del Olimpo.
Cicuta: El rresucitador de las ideas de Sócrates.
Cidronela: El aroma de la primavera.
Ciegamente: Cracaterística con la que se afronta un nuevoo día.
Ciego, -ga: El que no sabe.
Cielo: 1. El mar de arriba. 2. El paso de frontera en el que el ser humano pierde su subervia.
Ciempiés: La naturaleza previsora, vale por cien.
Ciénaga: La vida en la muerte.
Ciencia: 1. La filosofía contemporánea. 2. La luz de la vela en medio de la oscuridad.
Científico, -ca: Sacerdote de la nueva religión.
Cierre: Intento de retener.
Ciertamente: Una suposición como cualquier otra.
Cierto, -ta: Lo que se demuestra.
Ciervo: Un espíritu del bosque.
Cifra: La magia de la simbología.
Cifrar: Tendencia general de las emociones humanas.
Cigala: El mar en boca.
Cigarra: El músico bohemio de los insectos.
Cigarral: Nueva era sindical.
Cigarrillo: El chupete de los adultos.
Cigarro: El humo del confort.
Cigoñal: La inteligencia del contrapeso.
Cigüeña: Icono de la bienaventuranza.
Cilicio: Derivado de inestabilidad mental.
Cilindro: Círculo tridimensional.
Cima: Techo móvil y trascendible.
Címbalo: Campana superficial.
Cimborrio: La puerta de Dios.
Cimbra: El alma de la forma.
Cimentar: La solidez de la durabilidad.
Cimera: El espíritu del caballero.
Cimiento: La importancia de lo que no se ve.
Cinabrio: La piedra alquímica del mercurio.
Cinc: El hexágono de los ángeles.
Cincel: El pincel del escultor.
Cincelado: La magia del vaciado.
Cincelador: Maestro del volumen.
Cinco: Un número de película.
Cincuenta: El punto de inflexión en la vida de una persona.
Cincuentón, -na: Un estereotipo de doble cara.
Cine: La máquina de viajar en el tiempo y el espacio.
Cinemática: La estela del movimiento
Cinematografía: La ilusión del fluir.
Cinerario, -ia: Recipiente para el poso de la vida.
Cinético, -ca: La esencia de la energía.
Cíngaro, -ra: 1. Una socieda encerrada en si misma dentro de otra sociedad. 2. Indomabilidad.
Cínico, -ca: Persona con habilidades sociales pero falto de empatía.
Cinismo: Rasgo camuflado del mal.
Cinta: La relevancia del detalle.
Cintura: 1. Una parte del cuerpo sobrevalorada. 2. Instrumento de trabajo de la política.
Cinturón: Un reajustador del sistema métrico de medidas de las prendas de vestir.
Ciprés: El guardián del descanso etreno de los muertos.
Circo: Espacio al vacío de la física.
Circuito: Un futuro predecible.
Circulación: El movimiento ordenado de un flujo.
Circular: El respeto normativo en un proceso de desplazamiento.
Círculo: La carencia de singularidad.
Circuncisión: El coste del dolor del placer.
Circundante: El pensamiento culturalizado.
Circundar: La voluntad de alargar una linea recta.
Circunferencia: La opresión del centro.
Circunflejo: La indecisión del acento.
Circunloquio: 1. Oratoria del politico. 2. Recurso del novelista para sumar páginas.
Circunscribir: El ojetivo en estado puro.
Circunspección: Protección frente al mundo.
Circunstancia: El contexto en que se desarrolla cada uno de los instantes de nuestra vida.
Circunstancial: El ser humano.
Circunstante: La inconsciencia colectiva.
Cirial: La luz de superstición.
Cirineo: 1. La piedad activa. 2. Homo raro en peligro de extinción.
Cirio: La sombra alargada de lo pequeño.
Cirro: Las barbas de los dioses.
Cirrosis: 1. El uso indebido y reiterado de un tipo de alteración de la conciencia. 2. El precio de la evasión.
Ciruela: La carne que no se hizo animal.
Cirugía: El instinto divino del hombre.
Cirujano: Un ingeniero orgánico.
Cisma: La divisón y multiplicación celuar de un organismo social.
Cismático, -ca: La fuerza que emerge desde el interior de un organismo por salir.
Cisne: La elegancia de la naturaleza.
Cisterciense: La belleza de la palabra justa.
Cisterna: La caja fuerte del agua.
Cita: Encuentro consentido.
Citación: Reclamo obligado que obvia la voluntad del reclamado.
Cítara: La cuerda sonora de los ancestros.
Cítrico, -ca: El carácter agrio de la naturaleza.

Ciudad: 1. Los nuevos Estados. 2. La placenta evolutiva del hombre fuera de la biología.

Ciudadanía: 1. Código de barras identificario de origen. 2. Título público que otorga derechos sociales alienables. 3. Derecho de propiedad del continente sobre el contenido.

Ciudadano, -na: Abeja obrera del enjambre.

Ciudadela: El miedo a lo externo.

Cívico, -ca: Modelo de moral estandarizada.

Civil: 1. Unidad de fuerza social básica. 2. Estado de desarrollo y operatividad en la estructura familiar de una colectividad.

Civilidad: El traje del ropero para actos sociales.

Civilización: (Diversidad) Estadio previo a la globalización.

Civilizado,-da: Sociedad que ha sustituido las guerras armamentísticas por las guerras económicas y comerciales.

Civilizar: Enseñanza del uso cotidiano de la Justicia como mecanismo de defensa personal.
Civismo: La actualización automática y constante de la sociedad moderna.
Cizalla: La censura del hierro.
Cizaña: La podridumbre de la manzana.
Clamar: El quejido de la ayuda.
Clámide: El uniforme de los clásicos.
Clamor: Una petición exponencial.
Clan: Una singularidad comunal con ética diferencial.
Clandestinidad: Ángulo muerto del Sistema.
Clandestino, -na: Persona desconectada de las redes sociales.
Claqué: El canto del suelo.
Clara: (de huevo) El caldo de la vida.
Claraboya: Un altar al cielo.
Claramente: Preludio del imperativo absolutista.
Clarear: Redescubrir.
Claridad: 1. Estado superlativo de la mente. 2. Ilusión humana.
Clarificar: 1. Dar luz. 2. Descomponer las estructuras de pensamiento para volverlas a componer en una nueva combinación más económica.
Clarín: El grito ritual de caza.
Clarinete: El aire alargado.
Clarividencia: Ver más allá del anclaje temporal humano.
Clarividente: Capacidad de curvar el espacio-tiempo.
Claro, -ra: Una de las múltiples capas de la realidad.
Claroscuro: El valle donde habitan las emociones humanas.
Clase: 1. Espacio donde el profesor aprende nuevamente. 2. Escala social de la vanidad identitaria del individuo.
Clásico, -ca: Los cimientos de lo moderno.
Clasificación: El ordenamiento de la conceptualización del mundo.
Clasificar: Método de entendimiento de la realidad para su enjuiciamiento social.
Claudicación: El ejercicio del débil.
Claudicar: Acto consciente de derrota.
Claustro: 1. La armonía arquitectónica para el recogimiento espiritual. 2. Cónclave de personas relevantes.
Cláusula: El entrepiso entre dos rellanos en una relación.
Clausura: El fin de una singularidad.
Clausurar: Pasar página.
Clavar: La inmovilización por la fuerza.
Cleptomanía: El impulso de llenar un vacío agujereado.
Clerical: La apariencia mística de una carencia espiritual no cubierta.
Clérigo: La culturalización humana, profundamente humana, de un mensaje de amor trascendente.
Clero: Un grupo de hombres en continua contradicción con la esencia de sus propias creencias.
Cliché: La copia del éxito ajeno.
Cliente: Animal de caza mayor del Mercado.
Clientela: Fuente de energía extractiva.
Clima: Las emociones de la Naturaleza.
Climatología: Próxima frontera de conolización de la tecnología humana.
Clínica: Círculo de sal para la salud.
Clip: El abrazo de los folios.
Cloaca: El Estado dentro del Estado.
Cloro: El jabón del agua.
Clorofila: La cosmética de las plantas.
Cloroformo: La inspiración del sueño.
Cloruro: (sódico) La naturaleza cristalizada en cubo.
Club: Un reservado social.
Coacción: La supervivencia del dinero.
Coaccionar: El acto deliberado de forzar una voluntad.
Coadyuvar: La filosofía de la hormiga.
Coagulación: El deseo de la densidad.
Coagular: Un encuentro apretado.
Coágulo: La metamorfosis de lo acuoso.
Coalición: La suma del todo es superior a la suma de las partes.
Coartada: Un relato excusable.
Coartar: Laminar el espacio que ocupa la sombra de una persona.
Cobalto: 1. La cara inmoral de la moralina tecnológica. 2. La naturaleza esclavista de la sociedad digital.
Cobarde: Estructura humana sin cimentación de principios.
Cobardía: Competencia que se enseña a las clases sociales menos favorecidas.
Cobertizo: Sala abierta de relajación.
Cobijar: Integrar en un conjunto a un subconjunto multi o unielemental.
Cobijo: Protección relativa con cesión de libertad.
Cobra: La muerte encapuchada.
Cobrador: El tributario privado.
Cobrar: Fiesta mensual para los privilegiados.
Cobre: 1. El pariente pobre del oro y la plata. 2. Confidente de la electricidad.
Cobrizo: La larva del rojo.
Coca: El pan elevado a gastronomía.
Cocaína: La termita del cerebro.
Cocción: Proceso de alquimia.
Cóccix: Recuerdo de la fragilidad humana.
Cocear: Emoción de rabia animal.
Cocer: Menguar la voluntad.
Cocido: (alimento) La invocación del espíritu de mi abuela.
Cociente: El mundo más allá de la división.
Cocina: El corazón de un hogar.
Cocinar: Una manifestacón artística.
Cocinero,-ra: Un creativo químico del placer.
Coco: La resistencia a la intrumisión.
Cocodrilo: El aliento de la preshitoria.
Cocotal: El cielo de los frutos.
Cocotero: El valor del esfuerzo.
Coctel: El seguro de la fiesta.
Coctelera: La mezcla de lo inverosímil.
Coche: 1. La tenacidad de la fricción. 2. El triunfo de la rueda.
Cochera: La habitación de un miembro más de la familia.
Cochero: El facilitador entre puntos geoespaciales.
Cochinada: Grado leve de la porquería.
Cochinilla: El carmesí de la naturaleza.
Cochinillo: La medida del tiempo justo.
Cochino: La falta de higiene mental.
Cochitril: La dejadez del espacio-tiempo.
Codazo: Mensaje claro y alto no verbal.
Codear: 1. Sociabilizando en pequeño comité. 2. Práctica competidora.
Códice: 1. La cuna de la literatura. 2. El culto del origen.
Codicia: La bilis que corree el humanismo.
Codiciar: Deporte sociabilizado.
Codicioso, -sa: El sirviente del Capitalismo.
Codificación: Convulsión por estructurar la realidad.
Codificar: Método pedagógico de relacionarnos con el mundo.
Código: Cultura reglada.
Codillo: La parte del andar más preciado.
Codo: La flexibiliad de la fuerza.
Codorniz: El cielo camuflado en tierra.
Coeficiente: (intelectual) 1. Una medida sobrevalorada. 2. La discriminación negativa de inteligencias diferentes.
Coercer: Apretar sin asfixiar.
Coercible: El todo.
Coerción: Acción de canalizar.
Coercitivo, -va: El Mercado.
Coetáneao, -ea: La otra cara del prisma.
Coexistir: Compartir unos mismos recursos.
Cofia: Corona femenina de las clases obreras.
Cofín: La forma de mimbre del vacío.
Cofrade: Portador de un dogma.
Cofradía: Rezo a múltiples manos.
Cofre: Un tipo de caja de pandora.
Cogedero: La horma de la mano.
Cogedizo: El asalariado.
Coger: La acción de la codicia.
Cogida: La falta de estado de alerta.
Cognición: La ilusión humana.
Cogollo: La esencia del mundo vegetal.
Cognoscitivo, -va: La curiosidad intuitiva.
Cogotazo: Una variedad de humillación.
Cogote: El pilar que sustenta el pensamiento.
Cohabitar: Método de rotación de objetos.
Cohecho: 1. La trampa del hecho. 2. Comercialización de la ética.
Coheredero,-ra: La redistribución del pasado.
Coherencia: La manifestación de la fidelidad a uno mismo.
Coherente: La oportunidad de los piratas.
Cohesión: Una fortaleza temporal.
Cohete: La rebeldía pueril de la gravedad.
Cohibición: El hogar del caracol.
Cohibir: Arma de control de los matones.
Cohombro: El spa de los ojos.
Coincidencia: La causalidad desapercibida.
Coincidente: La vida en modo precavido.
Coincidir: La lógica de las coordenadas.
Coito: El unipensamiento del segundo cerebro del hombre.
Cojear: Bailar con sobriedad.
Cojera: La inflexibilidad del orgullo.
Cojín: La diferencia de la ternura.
Cojinete: La rotación íntima del círculo.
Cojo, -ja: Persona que siempre va por detrás de los mentirosos.
Cojón: La hombría a ras de suelo.
Col: El termómetro de la edad.
Cola: La palanca de Arquímedes.
Colaboración: Consenso interesado.
Colaborador, -ra: El prestigio del primero.
Colaborar: Trabajar si retribución.
Colación: Señalar.
Colada: La comida de la lavadora.
Coladero: Espacio interdimensonal.
Colador: La lluvia del desagüe.
Coladura: La carencia de saber estar.
Colapso: El desenlace natural de toda singularidad.
Colar: Injerto en una continuidad.
Colateral: Reacción secundaria de una acción.
Colcha: La piel del sueño.
Colchar: Vestir la noche.
Colchón: Plataforma de desconexión cognitiva.
Colchoneta: La elasticidad de la espalda.
Colear: La sonrisa animal.
Colección: Desfile a capricho.
Coleccionar: Síndrome de la acumulación.
Coleccionista: Historiador de instantes.
Colecta: 1. Pegar los pedazos de algo roto. 2. Construir una nueva realidad.
Colectividad: Un hormiguero humano.
Colectivismo: Práctica de una economía de escala.
Colectivo, -va: Subconjunto con identidad propia.
Colector: La Tierra aspirando.
Colega: Un amigo por validar.
Colegiado, -da: 1. La unidad del corporativismo.
Colegial: El embrión del profesional.
Colegiarse: La necesidad de cubrir la carencia individual de la afiliación.
Colegiata: Una casicatedral.
Colegio: Molde social.
Coleópteros: Sistema de reciclado acorazado.
Cólera: La línea roja de la rabia.
Colérico, -ca: Persona en estado febril por impotencia.
Coletazo: Menosprecio consciente.
Coletilla: El acto de la prescindibilidad.
Colgadero: Cajón en el aire.
Colgajo: La antiestética por cadencia.
Colgar: Suspender algo temporalmente.
Colibrí: La magia de congelar el movimiento.
Cólico, -ca: El auxilio del centro energético humano.
Coliflor: La excepción del color que confirma la regla vegetal.
Coligar: La unión de doble lazo
Colilla: Gusano urbano tóxico.
Colina: (química) El pendrive de la memoria.
Colindante: Vecino forzoso.
Colirio: Saciador de la sed de lo que vemos.
Coliseo: Desfogador de la parte animal del hombre.
Colisión: Conflicto de intereses espaciales.
Colitis: El hartazgo de la alimentación.
Colmado,-da: Saturación por sobreoferta.
Colmar: Rebosar el recipiente.
Colmena: Edificio de oficinas.
Colmillo: La Justicia compensatoria de la Naturaleza.
Colmo: Sobreexposición.
Colocación: El lugar y la posición debida.
Colocar: Organizar el paisaje.
Colofón: La última vuelta de llave sonora de la cerradura.
Colofonía: La exudación de sangre sudada del árbol.
Coloide: El cuerpo efímero de una buena cerveza.
Colombófilo, -la: Técnico de telecomunicaciones aladas.
Colón: La aventura de la curiosidad.
Colonia: Maquillaje olfativo.
Colonización: Imposición de un derecho autoadquirido. Falta de respeto por lo ajeno.
Colonizar: Falta de respeto por lo ajeno.
Colono: Intruso excluyente.
Coloquio: Pasarato superficial.
Color: La voz de la luz.
Coloración: Rasgo de personalidad.
Colorado, -da: La vergüenza manifestada.
Colorante: Un mentiroso.
Colorear: 1. Expresión de alegría. 2. La manera de la infancia de descubrir e investigar el mundo.
Colorete: La belleza postiza.
Colorido: Un patio cordobés.
Colorín: El inicio del fin de un cuento.
Colorista: La diversidad.
Colosal: La mente humana.
Coloso: La mano invisible que mece el Universo.
Columbario: El reposo de los ancestros.
Columbrar: Opinar sobre terceros sin conocerlos.
Columna: El impulso de edificar el cielo.
Columnata: Código binario de la verticalidad.
Columpiar: Ejercicio de enajenación de la cotidianidad.
Columpio: Máquina de reconexión con la esencia personal.
Collado: Permiso de paso.
Collar: La cadena a un estereotipo.
Coma: El respeto por el espacio interpersonal.
Comadre: Vínculo maternal creado por contacto.
Comadreja: La voracidad de lo pequeño.
Comadreo: Trozos de papeles de terceros esparcidos al viento.
Comadrona: La portera de la vida.
Comandante: 1. El peso de la responsabilidad del cargo. 2. Un militar con visión social.
Comandar: Velar.
Comarca: 1. Identidad desdibujada. 2. Michelín del cuerpo de la Administración Pública.
Comarcal: Que pertenece al interior de un vallado ficticio.
Comarcano, -na: Persona que percibe la extracomarca como viajar al extranjero.
Comatoso, -sa: 1. Resistencia a vivir. 2. Tierra de nadie.
Comba: Examen del estado físico.
Combado, -da: Intento de atajar la recta.
Combar: Tendencia natural de seguir la curvatura de la energía en el Universo.
Combate: Impulso de imponer las diferencias.
Combatiente: El control sobre el descontrol.
Combatir: Un tipo de inteligencia poco inteligente.
Combativo, -va: Persona con complejos varios no resueltos.
Combinado: 1. De naturaleza multifuncional. 2. La resolución de la adaptabilidad.
Combinar: El arte de relacionar.
Combustible: La sangre de los seres tecnológicos.
Combustión: La llama del espíritu.
Comedero, -ra: Punto social de encuentro.
Comedia: La desdramatización de la realidad.
Comediante, -ta: Un payaso triste de la cotidianidad.
Comedido, -da: La brisa que recorre un hogar.
Comedimiento: El beso que ha aprendido a no morder.
Comedirse: El corsé de la educación.
Comedor, -ra: Persona de buen vivir.

Comendador: El vértice de una economía triangular.
Comensal: Partícipe de una fiesta de paladar.
Comentar: Licencia universal que debería estar sujeta a responsabilidad de pensamiento crítico.
Comer: Uno de los grandes placeres capitales de la vida.
Comercial: La pata indispensable de la silla.
Comerciante: La existencia como objeto de mercancía.
Comerciar: Un trueque oneroso.
Comercio: El pistón de la evolución humana.
Comestible: Todo aquello indigerible culturalmente.
Cometa: 1. La evidencia de la existencia del viento. 2. La imaginación volada.
Cometer: El anuncio de un error.
Cometido: El deber de toda libertad.
Comicios: La publicidad de la supuesta soberanía del pueblo.
Cómico, -ca: La risa arrancada.
Comida: El carbón pendiente de diamantizar.
Comidilla: El regocijo del chisme.
Comido, -da: La alquimia intestinal.
Comienzo: El despunte del alba.
Comilón: La compensación de carencias.
Comilona: Protocolo por defecto de las abuelas.
Comillas: El notario de lo dicho.
Comino: La fragancia del Mediterráneo.
Comisaría: La habitación del orden.
Comisario: Guardián de la moral social.
Comisión: El beneficio de los listos.
Comisionar: Pasar el bulto.
Comisionista: Un buitre del trabajo ajeno.
Comisura: La esquina de la sonrisa.
Comité: La organización dentro de una organización.
Comitiva: Los aguanta velas.
Cómoda: La dimensión oculta de los dormitorios.
Comodidad: El suspiro de la naturaleza humana.
Cómodo, -da: El adiestramiento de las posaderas de su reposa nalgas.
Compacto, -ta: Infranqueable a alientos ajenos.
Compadecer: Síntoma de humanidad.
Compadre: El felpudo de la amistad.
Compaginar: La sinfonía de la vida.
Compañerismo: Generosidad compartida.
Compañero, -ra: El calor de un interés común.
Compañía: El tacto incierto de la prenda.
Comparable: El intento de un encuentro.
Comparación: La relatividad del observador.
Comparar: El mal hábito del juicio.
Comparativo, -va: La búsqueda de la diferencia.
Comparecencia: La presencia obligada.
Comparecer: Un llamamiento esperado.
Comparsa: La calle tomada por la fiesta.
Compartimento: La parte de una parte.
Compartir: La trascendencia del egoísmo.
Compás: La bailarina de los arcos.
Compasión: La acción de la que carece la empatía.
Compasivo, -va: El flotador del sufrimiento.
Compatibilidad: Las piezas del puzzle.
Compatible: Un encaje ni hecho a medida.
Compatriota: Un oasis en tierra extraña.
Compeler: La faja de la voluntad.
Compendiar: Reductor del saber.
Compendio: La prensa hidráulica del conocimiento.
Compenetración: Dos cabezas en una.
Compenetrarse: El efecto del hábito común.
Compensación: La carencia dulcificada.
Compensar: La subjetividad de la equidad.
Competencia: 1. La tendencia natural de la disputa del más fuerte. 2. El acierto del quehacer.
Competente: El regocijo del capacitado.
Competer: Deber asignado.
Competición: La Vida sobre la muerte.
Competidor, -ra: Estado de alerta.
Competir: La primera enseñanza de la escuela.
Compilación: El seguro de la carencia.
Compilar: Un escarabajo de letras.
Compinche: Andador de mala vida.
Complacencia: Nivel de aguante.
Complacer: Tributo por supervivencia.
Complaciente: Carente de autoestima.
Complejo, -ja: 1. La importancia de lo simple. 2. Exceso de comparación ajena.
Complementar: La finalidad evolutiva.
Complementario,-ia: Accesorio personal a voluntad.
Complemento: Necesidad creada.
Completar: Rellenar la incertidumbre.
Completas: El hasta luego del día.
Complexión: La forma sobre el fondo.
Complicación: La prueba de la flexibilidad mental.
Complicado, -da: 1. El fin del tiempo de relax neuronal. 2. Persona con demasiadas capas.
Complicar: Vicio de la pseudointeligencia.
Cómplice: El tapón de la botella.
Complicidad: Dos o más respiraciones al unísono.
Complot: 1. Acción con nocturnidad y alevosía. 2. La sombra de la mano que tira la piedra.
Componedor, -ra: Hacedor de armonía.
Componenda: Resolución irresoluta.
Componente: Fracción de una ecuación.
Componer: El arte creado.
Comportamiento: El polígrafo de la personalidad.
Comportar: La conducta manifiesta.
Comporte: Nivel de altura personal.
Composición: Secreto revelado.
Compositor, -ra: El chamán de la música.
Compostura: El arte de estar.
Compota: La cuarta dimensión de la fruta.
Compotera: El cáliz de la dulzura.
Compra: Adquisición truecada por vida.
Comprador, -ra: Estadio de enajenación del ser marketinializado.
Comprar: La adicción del capitalismo.
Comprender: Una ilusión humana.
Comprensibilidad: La aceptación de la ignorancia propia.
Comprensible: Todo aquello más pequeño a nuestro cerebro.
Comprensión: Perceptible de entendimiento.
Comprensivo,-va: Persona capaz de ver más allá de su ombligo.
Compresa: La libertad femenina.
Compresión: La presión en prisión.
Compresor, -ra: La catapulta de los fluidos.
Comprimido, -da: Persona empequeñecida por la presión cultural.
Comprimir: Acción ejercida del coste de la vida sobre los salarios.
Comprobación: El Tomás contemporáneo.
Comprobante: La carga de la prueba.
Comprobar: El recelo de la perfección humana.
Comprometedor, -ra: Vergüenza escondida.
Comprometer: Embudo violento.

Compromiso: Hacer lo que se piensa y siente.
Compuerta: Párpado dimensional.
Compuesto,-ta: Fragilidad de la perfección.
Compulsa: Objetividad impresa.
Compulsar: Certificar la realidad.
Compulsión: 1. Traspasar la frontera del control. 2. El sueño implacable.
Compunción: La autoherida en el otro.
Compungido,-da: 1. Estado de metamorfosis. 2. Fase de aprendizaje personal producido por la vergüenza elevada a tristeza.
Compungir: Producir dolor metafísico.
Computar: Revalorizar la indiferencia.
Cómputo: Tanto te relacionas, tanto vales.
Comulgante: Carnívoro mágico.
Comulgar: Acto de cesión.
Comulgatorio: 1. Espacio que doblega la voluntad. 2. Dispensario de la píldora de Matrix. 3. Intento de último reducto para la esperanza.
Común: Todo.
Comunal: 1. Aquello que es de todos pero sobre los que mandan solo unos pocos. 2. Ilusión de la democracia.
Comunicación: La falacia de la atención.
Comunicante: Cruce de caminos móvil.
Comunicar: Transmitir subjetividad.
Comunicativo, -va: 1. Exiliado de sí mismo. 2. Expansión del centro gravitatorio personal.
Comunidad: Ser orgánico suprapersonal incapaz de integrar disfunciones anómalas en su organismo.
Comunión: Ensamblaje de partes de una misma naturaleza.
Comunismo: 1. Evidencia física de la fuerza del egoísmo sobre la fuerza de la generosidad. 2. La evolución en encefalograma plano.
Comunista: 1. Un ingenuo irrealista. 2. Camuflaje teórico de un antisistema.
Con: … mis seres queridos.
Conato: Los deseos de la inmensa mayoría.
Concatenación: 1. La cadena de la causística. 2. El segundo uno del caos.
Concavidad: El estómago de la circunferencia.
Cóncavo, -va: El lado femenino de la vida.
Concebible: La dimensión a escala humana.
Concebir: El misterio creativo de la existencia.
Conceder: Confiar en el otro.
Concejal: 1. Un tonto con mando. 2. Un navajero de despacho. 3. La sonrisa estética de la hiena.
Concejalía: 1. Refugio de los inútiles de la sociedad. 2. La puerta trasera para ascender en estatus social.
Concejo: El gallinero de los intereses personales.
Concentración: Focalizar la intención.
Concentrar: Centripetar hacia un punto.
Concéntrico, -ca: 1. Cuerpo y alma. 2. El Universo surgido del Big Bang.
Concepción: El dulce recuerdo de mi abuela paterna.
Concepto: La realidad creada por el hombre.
Conceptuar: El juicio de valor subjetivo del concepto.
Concerniente: La evidencia de la relación.
Concernir: Obligación preentendida.
Concertante: La armonía de la variedad.
Concertar: Avanzar un episodio del destino.
Concertista: El hechizo en el que instrumento musical se hace persona.
Concesión: 1. Facilitar deseos ajenos. 2. Ceder nuestro poder personal.
Concesionario: Pecera de pirañas entrajadas.
Conciencia: 1. La fuente del conocimiento humano. 2. Aquello de lo que todo el mundo habla y nadie sabe qué es. 3. La excusa de la ignorante arrogancia humana.
Concienzudo, -da: La responsabilidad del acto.
Concierto: El túnel a otra dimensión.
Conciliación: La madurez del orgullo.
Conciliador, -ra: El puente que une dos orillas.
Conciliar: Recomponer la sinfonía.
Concilio: El poder legislativo de hombres que pretenden hablar por Dios.
Concisión: El lenguaje de las miradas.
Conciso, -sa: Las matemáticas.
Concitar: El efecto de una causa.
Conciudadano, -na: Otro, más o menos, igual que tú.
Cónclave: El aliento de la fumata.
Concluir: El instante previo al punto y a parte.
Conclusión: La capacidad relativa del entendimiento humano.
Conclusivo, -va: La muerte.
Concluso, -sa: El anuncio de una sentencia.
Concluyente: Mi amor por la filosofía.
Concomitancia: La justa relación entre mis ganas de escribir con la mente despejada, la pipa y el ordenador disponible, y el tiempo adecuado.
Concomitante: La vida y el sentido a la vida.
Concordancia: El nodo de la lógica.
Concordante: La coincidencia de múltiples puntos espacio-temporales de dos cuerpos diferentes.
Concordar: La verificación de la coincidencia.
Concordato: El acuerdo entre lo humano y lo divino.
Concorde: La velocidad más allá del sonido.
Concordia: El estado de la armonía.
Concreción: La carencia de la exaltación emocional.
Concretamente: Explicitar lo tácito.
Concretar: Sello de calidad de una mente ordenada.
Concreto, -ta: Perceptible a los cinco sentidos.
Concubina: 1. Prebenda de la clase social alta. 2. La compra del placer. La venta del confort.
Concubinato: 1. Matrimonio moderno. 2. Compromiso desde la libertad personal.
Conculcar: Infectar por virus mental.
Concupiscencia: Culto que comulgan las canciones juveniles de moda.
Concurrencia: La televisión.
Concurrente: El televidente.
Concurrir: El instinto de la oveja.
Concursante: Marioneta cuyos hilos mueve un tercero.
Concurso: La trampa del atajo.
Concusión: 1. Triste tradición latina. 2. La fragilidad de la naturaleza humana.
Concha: Las escamas del mar.
Condado: Vestigio arqueológicoterritorial feudal.
Conde: Elemento ornamental de fiestas de sociedad.
Condecoración: Palmadita colectiva en la espalda.
Condecorar: Decoración paisajisticosocial mediante el uso de personas.
Condena: El paro del talento.
Condenable: Todo aquello que se aparte del humanismo.
Condenado, -da: El trabajador sin trabajo.
Condenar: Acción de aislar.
Condenatorio, -ia: Juicio de valor cultural.
Condensación: Proceso de corporeidad del agua.
Condensador, -ra: La zona de descanso de la electricidad.
Condensar: El proceso de llegar a final de mes.
Condescencia: El Yo difuminado entre el Yo de los otros.
Condescender: Autoanularse.
Condescendiente: Carente de sustancia personal.
Condición: El pero continuo del vivir.
Condicional: El futuro sobre el presente continuo.
Condicionar: Efecto de la biología, el ambiente y la psiqué respecto a la singularidad de cada persona.
Condimentar: Disfrazar el producto.
Condimento: La música de algunas comidas.
Condiscípulo,-la: La maestría compartida.
Condolencia: Una experiencia agria.
Condolorse: La empatía del dolor ajeno.
Condonar: La generosidad del privilegiado.
Cóndor: La mística de la muerte.
Conducente: El camino guiado.
Conducir: Autotransportarse.
Conducta: 1. La impredecibilidad del comportamiento humano. 2. La tensión continua entre la esencia de uno mismo y lo correcto socialmente. 3. La búsqueda del punto medio.
Conductibilidad: Las redes sociales.
Conducto: Faja del espacio.
Conductor, -ra: El tejido neuronal del vehículo.
Condueño: Titularidad ciudadana de los bienes comunes.
Conectador: Internet.
Conectar: Contacto bidireccional.
Coneja: Reproductor de especie.
Conejera: Nido de bolas de algodón salteadoras.
Conejo: La dulzura comida.
Conexión: Enlace entre flujos de energía.
Conexo,-xa: Mis hijas.
Confabulación: La sombra alargada de la mano escondida.
Confabular: El arte de los mediocres.
Confalón: La visibilidad de la identidad.
Confección: La moda en potencia.
Confeccionar: Transgredir la realidad.
Confederación: La caja de un puzzle.
Conferencia: Publicidad del saber.

Conferenciante: Showman del conocimiento.
Conferir: Contagio de responsabilidad.
Confesar: Liberarse de una prisión personal.
Confesión: Desnudarse.
Confesional: Código de barras religioso.
Confesionario: Habitáculo para fantasmas.
Confesor: Limpia almas.
Confeti: Los colores de la lluvia.
Confiado, -da: La esencia natural del hombre antes de ser sociabilizado.
Confianza: La piedra filosofal del humanismo.
Confiar: Caminar a ciegas.
Confidencia: El secreto compartido de un mapa del tesoro.
Confidencial: El recelo humano.
Confidente, -ta: Un chivato.
Configuración: Red sinápitca.
Configurar: Programar interesadamente.
Confín: La frontera de lo conocido.
Confinar: Cohartar la libertad.
Confirmación: Asentir una hipótesis.
Confirmar: Ratificar un hecho.
Confiscación: Aumentar el haber.
Confiscar: Recopilar por la fuerza.
Confitar: Método de embalsamiento.
Confite: Confeti comestible.
Confitería: Salón de la no vida.
Confitero, -ra: Dulce embalsamador.
Confitura: Cadáver impertérrito.
Conflicto: 1. Distanciamiento del punto de encuentro. 2. Desincronización de latidos.
Confluencia: Compartir el aliento vital.
Confluir: Alinear mente y corazón.
Conformación: El agua dentro de una botella.
Conformar: Materializar una idea arquetípica.
Conforme: Mayoritariamente, con migo mismo.
Conformidad: Aceptar el instante presente.
Conformista: Persona sin espíritu.
Confort: La trampa de la muerte silenciosa.
Confortable: Sumergirse bajo el mar.
Confortante: Dormir junto a Teresa.
Confortar: Insuflar la chispa de la vida.
Confraternidad: 1. Carencia de la sociedad contemporánea. 2. Añoranza de las comunidades de antaño.
Confrontación: La intransigencia frente a la diversidad.
Confrontar: Resaltar las diferencias.
Confunfido, -da: Yo en el mundo.
Confundir: La actualización de la escala de valores de la ciudadanía.
Confusión: La dinámica de supervivencia de la política.
Confuso,-sa: El ser humano del siglo XXI.
Congelar: Retener los actos para dejar pasar los pensamientos y sentimientos negativos.
Congénere: De raíz común.
Congeniar: Emparejamiento de carácteres.
Congénito, -ta: El egoísmo del hombre.
Congestión: La pobreza en el mundo.
Congestionar: Impedir el fluir de recursos.
Conglomerado: La historia.
Conglomerar: La función cerebral.
Congoja: Un pozo sin agua.
Congraciar: Abrir la voluntad externa.
Congratulación: Manifestación sincera de alegría.
Congratular: Trasladar el eje de la felicidad personal.
Congregación: Granja.
Congregar: Movimiento interesado de masas.
Congregante: Afiliado de un partido político.
Congresista: Parásito anónimo que vive del sudor de los demás.
Congreso: 1. Puticlub de la democracia. 2. Órgano inútil del Mercado.
Congrio: Serpiente marina.
Congruencia: Asignatura pendiente en la educación familiar.
Congruente: Persona radical a ojos de la sociedad moderna.
Cónico: La mortalidad.
Coníferas: Cohetes de clorofila.
Conjetura: Observación incompleta.
Conjeturar: Acción previa a la difamación.
Conjugable: La creación.
Conjugación: Las prendas de un ropero.
Conjugar: El espíritu de la creatividad.
Conjunción: El celo.
Conjunto,-ta: La tortilla de patatas.
Conjura: Traición.
Conjurado, -da: Toda aquella persona que atenta contra la convivencia y la integridad territorial de España.
Conjurar: El proceso soberanista catalán.
Conjuro: Enter del más allá.
Conmemoración: Manifestación de respeto.
Conmemorar: Recordar.
Conmemorativo, -va: Apunte pedagógico para el olvido generacional.
Conmensurable: Susceptible de poder mejorarse.
Conmigo: 1. Para el resto de mis días. 2. En paz todo lo posible. 3. Medio para saber quién soy.
Conminación: Redirigir la voluntad ajena.
Conminar: Contar hasta tres.
Conminatorio, -ia: El deber de los impuestos.
Conmoción: La palmada del doctor a los recién nacidos como bienvenida a la vida.
Conmovedor, -ra: El reino animal.
Conmover: El llanto de mis hijas.
Conmutador, -ra: Guardia urbano de la electricidad.
Conmutar: Trueque.
Connatural: Término a revisar en la era de la inteligencia artificial cocreadora.
Connivencia: El silencio del primer mundo frente a las desigualdades del tercer mundo.
Connotación: El 50% de los trabajadores españoles cobran menos de 1.000 euros al mes en un país de libre mercado.
Connotar: El presente ensayo.
Cono: El viaje de la vida.
Conocedor, -ra: Un presuntuoso.
Conocer: Una ilusión.
Conocido,-da: Un casi desconocido.
Conocimiento: 1. Inabarcable. 2. La pátina aprehendida de la conciencia en si misma.
Conque: … así estamos.
Conquista: Robo legal.
Conquistador, -ra: Redistribuidor de la propiedad por la fuerza.
Conquistar: 1. Expansión natural de un virus. 2. Generar un problema para darle solución a posteriori.
Consabido, -da: Una persona sin trabajo no puede vivir dígnamente.
Consagración: Ofrecimiento diario de las personas de una sociedad al Dios Mercado.
Consagrar: 1. Lo que los títulos universitarios a la economía productiva. 2. El agua de lluvia sobre la tierra.
Consanguíneo, -ea: Un lazo emocional que si no se cuida acaba marchitándose.
Consciente: Nadie.
Consecución: Despertarme a cada nuevo día.
Consecuencia: La responsabilidad del acto.
Consecuente: La disciplina del espíritu.
Consecutivo, -va: El ritmo pendular de opuestos existenciales.
Conseguir: La temporalidad de una meta.
Consejero, -ra: El valor del conocimiento.
Consejo: Pieza de un solo encaje.
Consenso: La alineación de ideas e intereses.
Consentido, -da: 1. La carencia del esfuerzo. 2. Semilla del egoísmo.
Consentimiento: Solo cuando sí es sí, en plena capacidad de las facultades mentales.
Consentir: Hacer la vista gorda.
Conserje: El maquinista de un edificio.
Conserjería: Baúl mágico.
Conserva: La hibernación de la comida.
Conservación: El chiste del tiempo.
Conservador, -ra: La locura de impedir el flujo continuo de la vida.
Conservar: Aferrarse a algo.
Conservatorio, -ia: Una caja de música.
Considerable: Con categoría propia.
Consideración: Abrir la mente más allá de nuestro espacio vital.
Considerado, -da: Grado de empatía.
Considerando: Reflexión en proceso reflexivo.
Considerar: Elección de posible enfoque de interés.
Consigna: Interruptor ideológico.
Consignación: Facilitador de un fin.
Consignar: Mi nombre en el registro civil.
Consignatario: Tutor de mercancías.
Consiguiente: El efecto de toda casuística.
Consistencia: La impermanencia.
Consistente: La línea temporal.
Consistir: La física cuántica.
Consistorio: Ente obsoleto.
Consocio, -ia: Cónyuge por interés.
Consola: 1. Mesa mal nutrida. 2. La invisibilidad en la fiesta.
Consolación: El regusto amargo de la existencia.
Consolador, -ra: La evidencia de la prescindibilidad masculina.
Consolidar: El resultado del esfuerzo sostenido en el tiempo.
Consomé: Si es picante, mucho mejor.
Consonancia: La poesía de rebajas.

Consonante: El sentido de las vocales.
Consonar: El queso y la uva.
Consorcio: Los árboles de un bosque.
Consorte: Mi fuente de energía.
Conspícuo, -ua: Láurea de hoja caduca.
Conspiración: El plan estratégico del Dinero.
Conspirador, -ra: Sombra que piensa en la oscuridad.
Conspirar: Cáncer del espíritu.
Constancia: Actitud temporal del principio de desarrollo.
Constatación: El revelado negativo de un hecho.
Constatar: 1. Método empírico del aprendizaje humano. 2. Tocar para creer.
Constante: 1. La sucesión de generaciones. 2. El olvido intergeneracional.
Constar: Acentuar una circunstancia.
Constelación: Forma mítica de arquetipos celestiales.
Consternación: La fragilidad de la rigidez de las expectativas.
Consternar: Toque de atención.
Constipado, -da: Bajar la guardia de la salubridad.
Constipar: Acto predeterminado de dañar.
Constitución: 1. Pacto social de Rousseau. 2. Norma democrática inviolable, pero modificable por consenso cualificado.
Constitucional: Todo aquello permitido dentro de las reglas del juego.
Constituir: El esqueleto de la forma.
Constitutivo, -va: Personalidad de algo.
Constituyente: Ideas sociales de las nuevas generaciones.
Constreñimiento: Torno de rosca que se clava sobre la voluntad de una persona.
Constreñir: Deshidratar el alma.
Constricción: Limitación del sistema educativo a la capacidad de soñar de los niños.
Construcción: 1. Repensar la naturaleza. 2. Transgredir la realidad.
Constructivo, -va: La Inteligencia Artificial.
Constructor, -ra: Poeta de las formas.
Construir: Acto de creación.
Consubstancial: La diferencia singular de cada ser humano.
Consuelo: La aceptación del fracasado.
Consuetudinario, -ia: Las reglas en el seno de una familia.
Cónsul: Comerciante del Estado.
Consulado: 1. Copistería legal de un país en el extranjero. 2. Agujero de gusano mercantil.
Consulta: El comodín de los curiosos.
Consultar: Acto de humildad del saber.
Consultivo, -va: Cajón de las respuestas.
Consultor, -ra: Sabio ambulante.
Consultorio: Colador de las incertidumbres.
Consumación: El placer del propósito conseguido.
Consumado, -da: La pasta al dente.
Consumar: El orgasmo tras el sexo.
Consumición: 1. Trago de pago. 2. Sobrecoste del servicio.
Consumidor, -ra: La célula nuclear del capitalismo.
Consumir: La actitud conductual del mercado de libre competencia.
Consumismo: Razón de identidad individual de las sociedades occidentales.
Consumo: Termómetro de la economía.
Consunción: Un hombre sin esperanza.
Consuntivo, -va: Bacteria intestinal del capitalismo.
Contabilidad: Radiografía de persona jurídica.
Contable: Controlador de la caldera de vapor de una empresa.
Contacto: Facilitador de continuidad.
Contado, -da: La generosidad.
Contador, -ra: Impulso nervioso compulsivo de controlar.
Contaduría: La casa de reposo de los números jubilados.
Contagiar: Apuntar con atino.
Contagio: Tiro cierto influyente.
Contagioso, -sa: La enajenación humana.
Contaminación: Los políticos inútiles sobre la población.
Contaminar: Acción de las canciones frívolas modernas en las nuevas generaciones.
Contante: El dolor de cabeza de los bancos digitales.
Contar: Asegurar la complitud.
Contemplación: Momento en que me fumo una pipa.
Contemplar: Observar el presente de algo.
Conteplativo,-va: Mi naturaleza por defecto.
Contemporáneo, -ea: Frágil temporalidad.
Cotemporizar: Un paso atrás con inteligencia.
Contención: La prueba de la paciencia.
Contencioso, -sa: El dinero, siempre el dinero.
Contender: La lucha diaria por respirar.
Contendiente: Toda persona que obra con injusticia o mala fe.
Contener: A menudo, las ganas de decir lo que pienso.
Contenido,-da: El hombre enfundado en chaqué.
Contentadizo, -za: 1. Los perros. 2. Persona con más físico que cerebro.
Contentar: Votar, en unos segundos cada cuatro años, las necesidades de vida propia durante los próximos cuatro años.
Contento,-ta: 1. Emoción cultivable. 2. Desapego dela carencia.
Conterráneo, -ea: Todos los seres vivos.
Contestación: El efecto de una pregunta.
Contestar: Acción que no implica, en la mayoría de los casos, reflexión previa.
Contexto: La lógica del contenido.
Contextura: 1. Órden interno preestablecido. 2. La razón de la manifestación.
Contienda: Proceso que transcurre entre el nacimiento y la muerte.
Contigo: El privilegio de compartir el camino.
Contigüidad: Rotación de espacios interpersonales.
Contiguo, -ua: Mi Ego y mi Alter Ego.
Continencia: 1. Una obligación poco satisfactoria. 2. Actitud de templanza.
Contingente: Mi pequeña aportación intelectual a la especie.
Continuación: La evolución humana per se.
Continuador, -ra: Nostalgia existencial de preservar un legado.
Continuar: En la mayoría de los casos: una imposición.
Continuidad: La naturaleza imperfecta del hombre a lo largo de la Historia.
Continuo, -ua: La fuerza de la tenacidad.
Contonearse: Baile de apareamiento.
Contoneo: Juego unísono de multicentros de gravedad.
Contornear: Redescubrir un objeto.
Contorno: El límite con el entorno.
Contorsión: Los discursos de los políticos.
Contra: La apatía, cada día.
Contraalmirante: Escala de galones.
Contraatacar: Principio de lucha básico para ganar al fracaso.
Contraataque: Intencionalidad de avanzar.
Contrabajo: La maravillosa gravedad de las cuerdas.
Contrabalancear: 1. La búsqueda del equilibrio. 2. Movimiento natural de la vida.
Contrabandista: La sombra de la mercancia anónima.
Contrabando: Ejercicio comercial declarado en estado de rebeldía.
Contracción: Queja de mi espalda cuando me atrevo a hacer deporte.
Contráctil: El corazón.
Contractura: Epidemia de rigidez de visión.
Contradecir: Placer a discreción.
Contradicción: La relación entre poder y la normativa.
Contradictorio, -ia: La búsqueda de la innovación frente a la cultura del neopotismo.
Contraer: Los derechos sociales en época de crisis.
Contrafuerte: Elementos estabilizadres del Estado de Derecho y de Bienestar Social en un entorno de libre mercado.
Contragolpe: La evidencia de la loca genialidad.
Contrahacer: Usurpar la identidad.
Contrahecho: Veredicto del tiempo.
Contraindicación: El estilo de vida que llevamos.
Contralto: Un tipo de joya sensual femenina.
Contraluz: La magia de lo intuido.
Contramaestre: La conciencia de los marineros.
Contraorden: La sabiduría de la rectificación.
Contrapartida: 1. Compensación generalmente no equitativa. 2. Consuelo del perdedor.
Contrapelo (a): El inicio de un nuevo día.
Contrapesar: Buscar sentido a la vida.
Contrapeso: La ilusión.
Contrapié: Los zapatos que calza un parado mayor de 40 años.
Contraponer: Priorizar la sonrisa de mis hijas.
Contraproducente: Cualquier aventura emprendedora.
Contraproyecto: La madurez de la idea inicial.
Contrapuntear: Enriquecer.
Contrapunto: La armonía de la diversidad.
Contrariar: Efecto normal de las relaciones entre personas.
Contrariedad: Estudiar una materia que ya no goza de valor social.
Contrario,-ia: Grado opuesto de una misma naturaleza polarizada.
Contrarrestar: Defender la posesión del control.
Contrasentido: Devaluar la experiencia.
Contraseña: 1. Mensaje excluyente. 2. La falacia de la seguridad.
Contrastar: 1. La base del conocimiento. 2. Verificar una realidad.
Contraste: Principio del aprendizaje.
Contrata: Tapadera de financiación política con dinero de las arcas públicas.
Contratación: Medio de solventar carencias de especialización.
Contratar: Sumar activos ajenos.
Contratiempo: Cumplir años.
Contratista: Redestribuidor de la riqueza.
Contrato: El que firma el recién nacido por su primera bocanada de aire.
Contravención: Práctica habitual en derecho internacional.
Contraveneno: El amor.
Contravenir: No tener trabajo, casa o comida.
Contraventor, -ra: La usura humana.
Contrayente: Persona comprometido con un proyecto de vida.
Contribución: Algo efímero.
Contribuir: El humanismo.
Contribuyente: Obligación de la clase trabajadora.
Contricción: Capacidad que se extirpa en la carrera política.
Contrincante: Maestro personal.
Contristar: La miseria humana.
Control: Delirio.
Controlador: 1. Cuanto más lejos, mejor. 2. Manifestación de inseguridad y miedo a la pérdida.

Controlar: Inhibir el despliegue del talento.
Controversia: La reafirmación de una polaridad.
Controvertir: La inutilidad de que dos paralelas se crucen.
Contubernio: Un gobierno independentista regional como representación del Estado.
Contumancia: La actitud obstinada del tonto.
Contumaz: La prepotencia del adolescente
Contundente: La edad.
Conturbación: El aumento de la temperatura global.
Conturbar: Ciertas decepciones de los hijos.
Contusión: Lesión emocional del corazón.
Contuso, -sa: El precio de la vida.
Convalecencia: La metamorfosis de los sentimientos.
Convalecer: Estado para redefinir prioridades.
Convaleciente: Los adictos a las modas frívolas.
Convalidar: Privilegio del amiguismo.
Convecino, -na: Cuanta más distancia, mejor.
Convencer: Por razonamiento: una rara avis.
Convencimiento: Generalmente, conceptualización que se compra sin pensamiento crítico previo.
Convención: La norma impuesta por los intereses de los poderosos.
Convencional: La mediocridad.
Conveniencia: Una virtud poco tenida en cuenta en materia de res publica.
Conveniente: Relativismo subjetivo.
Convenio: Un apretón de manos.
Convenir: Grado del egoísmo.
Convento: La huida a la mismidad.
Convergencia: (partido político catalán) Casa de tráfico mercantil identitario de intereses burgueses.
Convergente: El punto donde razón y emoción se juntan.
Converger: El hambre con las ganas.
Conversación: Un lujo en una sociedad superficial.
Conversar: 1. Bla, bla, bla,bla y bla. 2. Intercambio de monólogos.
Conversión: La persona de izquierdas cuando llega al poder.
Converso, -sa: El recién licenciado.
Convertible: Todo a ojos del Mercado, a excepción de un parado de más de 40 años.
Convertir: La capacidad hipnótica de la televisión basura.
Convexidad: El sistema social.
Convexo, -xa: La barriga de la opulencia.
Convicción: Posicionamiento peligroso cuando se fundamenta exclusivamente en la fe.
Convicto, -ta: La razón de existencia del ordenamiento jurídico.
Convidado, -da: La importancia de la exclusividad.
Convidar: Proceso de selección.
Convincente: Las palabras sinceras de un moribundo.
Convite: Un circo social.
Convivencia: Un delicado jardín que hay que cuidar.
Convivir: Desapego de prioridades personales.
Convocar: Atraer.
Convocatoria: La marca en rojo en un calendario.
Convoy: Hilera de hormigas.
Convulsión: Contracción estomacal cada vez que veo a un insecto pícaro como político.
Convulsivo,-va: El bajo nivel cívico-cultural.
Convulso, -sa: La partícula primera de la realidad.
Conyugal: 1. Espacio compartido de intimidad holística. 2. La comismidad.
Cónyuge: Amiga, amante y compañera de viaje.
Coñac: Un placer que exige su espacio.
Cooperación: La sincronización del tenedor y el cuchillo.
Cooperar: 1. (internacional) Una ayuda a veces no bien recibida. 2. La magia del Lego.
Cooperativo, -va: La mano tendida del etnocentrismo.
Coordenada: La referencia de toda visión relativa del mundo.
Coordinación: Focalizar al compás.
Coordinador, -ra: Un director de orquesta.
Coordinar: Dirigir el tráfico de parámetros.
Copa: Confidente nocturna.
Copal: La amarilla fragancia de la sangre vegetal.
Copar: Todo aquello que altere las hormonas y/o neuronas, según la edad y desarrollo personal.
Copartícipe: El picante en las comidas.
Copero: El sagrario de las copas.
Copete: Peinado ochentero.
Copia: Todos y todas.
Copiador: La Historia.
Copiar: Recurso de las personas carentes de creatividad.
Copioso,-sa: La falta de genialidad.
Copista: Sensibilidad excepcional, por estar fuera de su tiempo, del conocimiento.
Copla: Poesía cantada.
Coplero, -ra: Profesión sustentada sobre cuatro versos.
Copo: Individualidad interconectada a una red mayor.
Copón: El sueño de todo borracho.
Copto, -ta: Cristiano originario de la cuna de las civilizaciones.
Cópula: La fijación de la mente masculina.
Copulativo, -va: La envidia del prójimo.
Coque: Una de las siete vidas del carbón.
Coqueta: Mi madre.
Coquetear: Por parte de personas casadas, sentimiento de estado violento ajeno.
Coquetería: Cualidad agénero.
Coraje: Ser adulto.
Coral: Una joya en peligro de extinción.
Coralino, -na: Bodegón marino.
Coraza: 1. El pose social. 2. Las capas de cebolla de las personas.
Corazón: Donde reside el Yo verdadero.
Corazonada: Sospecha sin anunciar.
Corbata: 1. La corbata no hace al hombre. 2. Distintivo de estatus social. 3. Anillo de tela que controla el flujo de sangre al cerebro.
Corbatín: El sentido exclusivo de la idoneidad de la ocasión.
Corbeta: La bitácora de los exploradores.
Corcel: La elegancia de la fuerza.
Corchea: Icono musical.
Corchete: El gran desconocido de entre los signos ortográficos.
Corcho: 1. La desvaloración popular de un proceso artesanal. 2. El sueño de los vinos.
Cordal: La barbilla del violín.
Cordel: El hambre de la cuerda.
Cordelería: Misterio de negocio sostenible.
Cordelero,-ra: Una especie de bibliotecario de cuerdas.
Cordero: El sustituto musulmán del cerdo.
Cordial: El agente de tráfico cuando te pone una multa.
Cordialidad: La amabilidad sociabilizada.
Cordillera: 1. Montañas en línea. 2. Cortina rocosa del paisaje.
Córdoba: La capital de mis ancestros.
Cordobés, -sa: Una añorada evocación desconocida.
Cordón: Ajusta superficies.
Cordonero,-ra: Una reliquia.
Cordura: Inexistente.
Corear: El ecuador de una fiesta de amigos.
Coreografía: El relato del movimiento.
Coriáceo,-ea: Los bolsos de imitación de los manteros.
Corifeo: Que no hablen por mi, que yo ya me sé explicar solito.
Corimbo: Ramo doméstico de decoración de la casa de campo de mis padres.
Corindón: La cuna del rubí y el zafiro.
Corista: Un bebé llorando al lado de otro bebé llorando.
Coriza: El tormento de la nariz.
Cormorán: La ave marina traviesa típica de los dibujos animados.
Cornaca: La conciencia impuesta del elefante.
Cornada: El precio del peligro.
Cornalina: El hipnotismo de los colores rojos, ámbares y amarillos.
Cornamenta: Lanza animal.
Cornamusa: La flauta de los pastores.
Córnea: La delicadeza de la visión.
Corneja: Pájaro de mal agüero.
Córneo,-ea: El pisar de los caballos.
Córner: Parte del juego ocioso de los nuevos anfiteatros del pueblo.
Corneta: Estridencia castrense.
Cornete: La delicia del verano.
Cornetín: Mando y ordeno.
Cornezuelo: El nuevo oro de Jaén.
Cornisa: La visera del edificio.
Cornisamento: El arte coronario de las columnas.
Corno: Acariciador del aire.
Cornudo, -da: 1. Pobre desgraciado/a. 2. Los ciudadanos respecto a los políticos.
Coro: Una misma voz en múltiples bocas.
Corografía: El padre de la geografía.
Corola: La corona floral.
Corona: Institución a defender.
Coronación: Continuidad de la teoría del equilibrio social.
Coronamiento: Acto constitucional del legado histórico de un pueblo.

Coronar: Imposición de obligaciones públicas y morales.
Coronel: Regulador de voluntades.
Coronilla: 1. Por donde nos sostiene el cielo. 2. Entrada de usb interdimensional.
Corpachón: Caldera de proteínas.
Corpiño: 1. Forjador femenino. 2.La cara oculta de la belleza esterotipada.
Corporación: 1. La red de pescar. 2. El muro de la muralla.
Corporal: La risa y el llanto.
Corporativo, -va: Crema de protección social.
Corpóreo, -ea: La caducidad.
Corpulencia: La idiotez humana.
Corpulento,-ta: El arte clásico.
Corpúsculo: La mente de muchos famosos.
Corral: La ciudad misma.
Correa: El timón de la libertad.
Correaje: El traje para trabajar.
Correazo: Pedagogía caducada.
Corrección: Según su uso genera tontos o inteligentes.
Correccional: Remodelador de planchas defectuosas.
Correctivo, -va: El fracaso.
Correcto, -ta: Lo que dicta el corazón desde el amor.
Corrector,-ra: Un parche insostenible en el tiempo.
Corredentor, -ra: La justicia humanista.
Corredera: El paso de los que siempre persisten a cualquier cambio de poder.
Corredizo,-za: (retráctil) La cobertura bancaria cuando hay crisis.
Corredor,-ra: El hombre tras la zanahoria prometida.
Correduría: Cueva de hienas.
Corregidor, -ra: 1. El brazo derecho del rey, que no el izquierdo. 2. Se espera que persona de criterio.
Corregir: Potestad merecedora de pocos.
Correhuela: Las trompetas de los campos.
Correlación: En el Universo, todo.
Correligionario,-ia: El resto de ovejas, o de lobos.
Correo: Proceso evolutivo de la comunicación.
Correoso,-sa: La envidia.
Correr: 1. Percepción de libertad. 2. La multiplicación de los futuros urgentes.
Correría: Hábito extendido de mala vida.
Correspondencia: Mi pareja a mi.
Corresponder: Caminar juntos el trayecto de la existencia.
Correspondiente: Yo a mi pareja.
Corresponsal: Una antena repetidora.
Corretear: El dulce juego de la niñez.
Corrida: (de toros) El monstruo creado por los miedos del hombre.
Corrido, -da: Estado de profunda paz.
Corriente: 1. Manifestación del flujo eterno. 2. Mi mala memoria.
Corrillo: 1. Olla de calumnias. 2. Cubículo de los secretos improvisado.
Corrimiento: La certeza de la carencia de control.
Corro: La importancia de todos.
Corroboración: Pellizcarme cuando creo estar despierto.
Corroborar: La necesidad de saber si la vida es un sueño.
Corroer: La falta de trabajo óptimamente remunerado a la dignidad personal.
Corromper: Cierta clase política a la Democracia.
Corrosión: El estado de los valores humanistas.
Corrosivo, -va: El Mercado no tutelado.
Corrupción: Quinta esencia de la naturaleza salvaje del hombre.
Corruptela: Virus social exento de antídoto.
Corruptor,-ra: Cucaracha a chafar.
Corsario, -ia: El sentido existencial de la libertad a costa de la libertad ajena.
Corsé: El cinturón económico.
Corsetero, -ra: La desigualdad.
Corso,-sa: Con Patente de Mercado.
Corta: La estabilidad.
Cortado,-da: El destino del cordón umbilical que une la vida en el misterio de la Vida.
Cortador, -ra: Los moldes sociales.
Cortafrío: El frío golpeado.
Cortante: La mirada retrospectiva del adulto a sus sueños de juventud.
Cortapapeles: El arma blanca del escritorio.
Cortapicos: Educar.
Cortapisa: Un aguafiestas.
Cortaplumas: Un detractor del vuelo.
Cortar: La creación de nuevas singularidades.
Corte: La carga de la prueba.
Cortedad: Un mala formación intelectual extendida.
Cortejador, -ra: La carencia que busca.
Cortejar: En muchos casos, mercantilizar el amor.
Cortejo: Las chispas de una bengala que pocos convierten en un cielo estrellado perenne.
Cortés: El disfraz del bárbaro.
Cortesano, -na: La hipócrita y superficial sonrisa engominada.
Cortesía: Un baile de compostura social.
Corteza: La piel de los pulmones de la naturaleza.
Cortical: La corteza de los pensamientos.
Cortijero,-ra: El servicio del campo.
Cortijo: Casa de los ancestros.
Cortina: La efímera separación con la verdad.
Cortinaje: Laberinto textil.
Corva: La vida.
Corzo: La dulzura en su estado natural.
Cosa: Todo aquello indescriptible.
Coscoja: El bellotero de siempre.
Coscorrón: Heridas de guerra infantiles.
Cosecha: El efecto de la siembra.
Cosechar: El premio incierto del esfuerzo.
Cosechero,-ra: Los acreedores del coste de la vida.
Coseno: Un seno dependiente.
Coser: Una unión forzada.
Cosido,-da: El nombre a la persona.
Cosmético,-ca: La nueva política.
Cósmico, -ca: La partícula elemental.
Cosmografía: Un garabato del universo.
Cosmopolita: Más bien, terraqueopolita.
Cosmos: El corrector de la justa medida del hombre.
Coso: Donde se crean monstruos.
Cosquillas: Dulce recuerdo de despertar matinal de Carlota y Ariadna.
Cosquillear: El juego de batalla preferido de mis hijas cuando eran pequeñas.
Cosquilleo: La presencia de la magia de la existencia.
Costa: 1. Defensa natural del mundo marino frente a la barbarie humana. 2. Franja de conexión con la esencia de la materia de la cuna de la vida.
Costado: La posición natural de los interesados.
Costal: Maleta de oficina de los manteros.
Costalada: Pérdida de tu centro.
Costanero, -ra: Mi pueblo mediterráneo.
Costar: Un bloqueo.
Coste: Valor que, hoy en día, tristemente tiene todo, hasta lo incomprable.
Costear: Un privilegio.
Costero, -ra: Mi casa ideal.
Costilla: La perfección del hombre.
Costillaje: Para chuparse los dedos.
Costoso, -sa: Sortear la barrera de edad del mercado laboral.
Costra: El eco dormido del dolor.
Costumbre: La repetición de un hábito.
Costura: Un cuadro de tela.
Costurera: Una artista de afilado pincel superfino.
Costurón: El trabajo mal hecho.
Cota: 1. La ropa interior de los caballeros. 2. Un punto relativo.
Cotarro: 1. Desorden mental compartido. 2. Reunión social de cotorras.
Cotejar: Voluntad de homogeneizar.
Coterráneo,-ea: Un independentista catalán y un español, muy a pesar del primero.
Cotidiano, -na: El café de las mañanas.
Cotillón: La efimirez de la alegría.
Cotización: Hucha para la vejez.
Cotizar: Un lujo.
Coto: 1. Espacio con derecho de admisión. 2. Puertas al campo.
Cotorra: Conozco a uno/as cuanto/as.
Cotorrear: Inaguantable.
Covacha: Al precio que están las viviendas, las casas del futuro.
Coxal: Enemigo de los golpes.
Coyuntura: Fase previa a la cronización de un estado estructural.
Coz: Patada que reciben los pobres cuando se acercan a un banco.
Craneal: Ciudad misteriosa de la consciencia.
Cráneo: Mi astro particular.
Crápula: Hombre con capacidad de compra de la moral.
Craso, -sa: La mala gestión del bien público.
Cráter: El predominio de la forma circular en el universo.
Crátera: La botella de Bacos.
Creación: La manifestación de una consciencia.
Creador, -ra: La rebeldía frente a las ideas preestablecidas.
Crear: Superar la realidad.
Crecer: A veces, deprimente.
Creces: La capacidad de soñar.
Crecida: Mi hija(s).
Crecido, -da: El anhelo por la justicia social.
Creciente: El deseo por una vida tranquila.
Crecimiento: En muchas personas, una ilusión del continente frente al contenido.
Credencial: Pasaporte que escasea.
Credibilidad: Una flor en un desierto.
Crédito: El valor de ser, por encima del tener.
Credo: El capitalismo.
Credulidad: Una actitud sociabilizada.
Crédulo, -la: El filósofo frente a una sociedad no pensante.
Creencia: Aquello en lo que cada cual ha decidido creer.
Creer: Quisiera creer en tantas cosas...
Creíble: Para mi, mi amor por mi pareja, mis hijas y mis padres.
Crema: Un reconstituyente de la frágil piel.

Cremación: La despedida perfecta de este mundo.
Cremallera: El continuo de discontinuos.
Crematorio, -ia: El ascensor del alma.
Crencha: Tragaluz de las ideas.
Creosota: Barniz de la muerte en vida.
Crepitar: El sollozo de la madera.
Crepuscular: Un punto y seguido.
Crepúsculo: El no-día y no-noche.
Crespo, -pa: La tendencia de la naturaleza a regresar al círculo.
Crespón: El duelo hecho signo.
Cresta: El histerismo de las formas.
Creta: La cárcel del Minotauro.
Cretino, -na: Habilidad requierida para el hábitat político.
Cretona: Primavera entelada.
Creyente: (Religioso) 1. Un fundamentalista. 2. Persona de mente débil.
Cría: En el Mercado, el consumidor.
Criadero: El marketing comercial.
Criado,-da: El trabajador por renta de trabajo.
Criador, -ra: El capital.
Crianza: El consumismo.
Criar: Método de sociabilización del capitalismo.
Criatura: Un activo productivo en potencia.
Criba: Derecho no equitativo de igualdad de oportunidades.
Cribar: Selección por discriminación del dinero.
Crimen: Desterrar el humanismo de la sociedad.
Criminal: Persona que ejerce la criminalidad.
Criminalidad: Atentar contra el Estado Social y Democrático de Derecho.
Crin: El viento de la libertad.
Crío: Edad intelectual del populismo.
Criollo,-lla: Híbrido intercivilizacional.
Cripta: Útero terrenal.
Criptógamo, -ma: Asexualidad floral.
Crisálida: La experiencia del fracaso.
Crisantemo: La explosión de la vida.
Crisis: 1. Reencuentro personal. 2. Tiempo de poda del yo de los otros.
Crisma: La fragilidad de la Razón.
Crisol: La cuna de las formas.
Crispación: Estado natural de la adicción al mundo exterior.
Crispar: La falta de respeto por la privacidad.
Cristal: La ilusión de los límites.
Cristalería: La estética del beber.
Cristalino, -na: La educación de las personas.
Cristalización: Proceso por el que las ideas aprehendidas se enquistan en la psiqué sin una práctica periódica de higiene mental.
Cristalizar: Tendencia de las emociones no resueltas.
Cristiandad: Espacio de identidad cultura
Cristianismo: La muleta religiosa del agnosticismo occidental.
Cristianizar: Un colonialismo histórico.
Cristiano,-na: Creyente que ha sustituido la piedad como acción por la empatía como observación intelectual.
Criterio: Individual, en fase de extinción.
Criticar: Deporte nacional.
Crítico, -ca: Facultad que requiere de una mente lógico-reflexiva.
Criticón, -na: Facultad que requiere de una mente vacua.
Croar: Sonido tan inteligible como inconexo propio de debates superficiales.
Cromático, -ca: El fondo de armario del político.
Cromo: El dinero de la infancia.
Crónica: La vista atrás escrita.
Cronista: Un cuenta cuentos.
Cronología: La quinta dimensión del espacio-tiempo.
Cronometrar: Poner a hervir el tiempo en la cazuela de la competición.
Cronómetro: Fileteadora del tiempo.
Croqueta: El sabroso recuerdo gustativo de la cocina de mi abuela.
Croquis: El parto de un significado.
Cruce: 1. La sincronicidad de la vida. 2. La multiplicación de futuros posibles.
Crucero: La despreocupación del cebamiento ocioso.
Crucial: Las decisiones tomadas directamente proporcionales a los años vividos.
Crucífera: Reunión floral de doble parejas.
Crucificar: Impedir trabajar a una persona que necesita trabajar para vivir.
Crucifijo: Un símbolo con tantas sombras como luces.
Crudeza: Las noticias de los medios de comunicación.
Crudo, -da: El futuro de la clase media trabajadora.
Cruel: Actitud generalizada del ser humano con el resto de seres vivos del planeta.
Crueldad: La pobreza en el mundo.
Cruento, -ta: Efecto de la imposición dogmática de ideas o intereses económicos.
Crujía: Corredor de esperanza social.
Crujido: El aguante desvanecido.
Crujir: El sonido del punto límite de rotura.
Crustáceos: El lujo del mar encapsulado.
Cruz: Icono de amor adulterado.
Cruzada: La defensa de unos valores culturales.
Cruzado: La reliquia de las ocho beatitudes.
Cruzamiento: Un experimento delicado, pues puede resultar tanto beneficioso como perjudicial.
Cruzar: Traspasar un límite.
Cuaderna: Espina dorsal del marinero.
Cuadernillo: Atrapa pensamientos de bolsillo.
Cuaderno: Huerto de mano de ideas.
Cuadra: La libertad civilizada.
Cuadrado, -da: Un cubo dimensionalmente cojo.
Cuadragenario: Servidor, por el momento.
Cuadragésimo, -ma: Punto de inflexión de hacia la madurez.
Cuadrangular: Forma de la mente cartesiana.
Cuadrante: Una porción de queso azul.
Cuadrar: Juego de mesa legal de los magistrados.
Cuadratura: El complejo del círculo.
Cuadrícula: El tablero de ajedrez de la vida.
Cuadricular: Pronosticar los futuros posibles.
Cuadriga: Escaparate móvil del poder.
Cuadrilátero,-ra: La forma del Estado.
Cuadrilla: Psicólogo libre de impuestos.
Cuadro: Porción de la eternidad disecada.
Cuadrumano, -na: Una habilidad nada humana.
Cuadrúpedo: La superioridad de la fuerza motriz.
Cuádruple: La importancia de la cantidad.
Cuajada: El alma del queso.
Cuajar: La transmutación de la no-forma hacia la forma.
Cuajo: La falacia de los finales.
Cual (el, la): Puente entre semejantes.
Cualesquier, -ra: Máxima buenista.
Cualidad: Singularidad discriminatoria.
Cualquier, -ra: Utopía.
Cuán: Escalera en un sistema de referencias.
Cuando: El dedo del tiempo que señala.
Cuantía: La ambigüedad del volumen.
Cuantioso, -sa: La estupidez humana.
Cuantitativo,-va: El talento desaprovechado.
Cuanto,-ta: Más edad, menos tontería.
Cuáquero, -ra: El hombre espiritual del siglo XXI.
Cuarenta: El ecuador de la vida.
Cuarentena: Aislamiento social obligado de ciertos dementes públicos.
Cuarentón, -na: Posada desde la que se vislumbra el horizonte de la vejez.
Cuaresma: La vanalización de la esperanza en el ser humano.
Cuartear: Ejercicio autobiográfico.
Cuartel: Recurso de seguridad del sistema.
Cuartera: El proletariado.
Cuarterón, -na: La mirada discreta de la privacidad.
Cuarteta: La poesía de los enamorados.
Cuarteto: Si es de violín, mejor.
Cuartilla: 1. La voz de la denuncia. 2. La verborrea del comerciante.
Cuartillo: Un lugar para el olvido de aquello que se quiere olvidar.
Cuarto,-ta: El número de la familia completa.
Cuarzo: La medicina de la luz cristalizada.
Cuasi: La historia de muchos hombres.
Cuaternario,-ia: El alba de los homínidos.
Cuatrimotor: Contestatario gravitatorio.
Cuatro: La muerte japonesa.
Cuba: Cielo añorado.
Cubano,-na: La esencia de un hábitat.
Cubero: Vendedor de vacíos.
Cubeta: Portamuros espacial.
Cubicar: Tasar el volumen.
Cúbico, -ca: El globo terráqueo.
Cubierta: Tapón exterior.
Cubierto: Mano culturalizada.
Cubil: La ternura de la fiera.
Cubilete: El destino jugando a dados.
Cubismo: Deconstrucción de la realidad.
Cubito: 1. Refrescante vital. 2. La diferencia de los pequeños detalles.
Cubo: De Metatrón.
Cubrecama: La piel del descanso del guerrero.
Cubrimiento: Proteger.
Cubrir: Esconder.
Cucaña: El reto de la voluntad.
Cucaracha: La naturaleza incomprendida.
Cuclillas (en): El silencio andando.
Cuco, -ca: Las crías de los animales.
Cucurbitáceas: Alfombras vegetales.
Cucurucho: Infancia en el Mediterráneo.
Cuchara: Instrumento de creatividad para pequeños y mayores.
Cucharada: La equidad del comer.
Cucharilla: La hora del café.
Cucharita: El dulce dormir junto a Teresa.
Cucharón: Abundancia gastronómica.
Cuchichear: 1. Mal hábito personal. 2. Persona sin vida propia. 3. Manifestación de estado envidioso.
Cuchicheo: La malicia a hurtadillas.
Cuchilla: Una amiga inseparable que siempre desea verme guapo.
Cuchillada: Ensañamiento.
Cuchillería: Tienda de cortes.
Cuchillero: El artesano del filo de lo imposible.
Cuchillo: Instrumento de respeto endógeno.
Cuchitril: La mente de muchos.
Cuelgacapas: Abrevadero textil.
Cuello: Columna de carga del Yo.
Cuenca: Del Mare Nostrum, cuna de la civilización occidental.
Cuenco: Corset de formas.
Cuenta: Indicador del valor social de una persona.
Cuentagotas: El valor de la calidad.
Cuentista: Los necios.
Cuento: La vida dogmatizada.
Cuerda: La tensión de las partes.
Cuerdo,-da: Los locos en una sociedad enajenada.
Cuerno: Varonilidad ancestral.
Cuero: La nobleza muerta.
Cuerpo: La memoria de la fragilidad.
Cuervo: Mensajero de sombras.
Cuesta: El coste del confort.
Cuestas (a): Las vergüenzas propias y ajenas.
Cuestión: El quid del todo.
Cuestionar: El carácter del filósofo.
Cuestionario: Radiografía.
Cuestor: El antepasado de Hacienda.
Cueto: La magia de la orografía.
Cueva: Eco primitivo.
Cuévano: El vuelo de la uva.
Cuezo: La forja del yeso.
Cuidado: La regla siempre olvidada del imprudente.
Cuidadoso, -sa: Propio de personas sensibles.
Cuidar: Acto de generosidad.
Cuita: Los sinsabores de la vida.
Culata: Agarradera de la muerte.
Culatazo: Administración de violencia.
Culebra: La recta sinuosa de la naturaleza.
Culebrear: Comportamiento de miserables.
Culero: Devaluación de la dignidad humana.
Culinario, -ia: Uno de los mayores artes creados por el hombre.
Culminación: La Felicidad.
Culminar: Un continuo inacabable.
Culo: 1. La perdición de las personas en celo. 2. La belleza de lo escatológico.
Culpa: Un valor moral relativo.
Culpabilidad: Un estado de consciencia.
Culpable: Todos aquellos que por acción u omisión no son inocentes.
Culpar: El hábito del soberbio.
Culteranismo: Ausencia de lo simple.
Culterano,-na: Los políticos.
Cultivador, -ra: Generador de expectativas.
Cultivar: Cosechar futuramente.
Cultivo: Hacedor de vida.
Culto, -ta: Antónimo de especialización.
Cultura: Un bien común a proteger.
Cultural: El ser humano.
Cumbre: Una singularidad en la cronología de una persona.
Cumpleaños: Medidor de experiencia vital.
Cumplido, -da: El segundo después de la última exhalación.
Cumplidor,-ra: Virtud en desuso social.
Cumplimentar: La propia vida.
Cumplir: Con la esencia de uno mismo.
Cúmulo: El peso de la densidad de las cosas.
Cuna: La placenta del mundo exterior.
Cundir: El pensamiento.
Cuneiforme: El dinosaurio de la escritura.
Cunear: La mano del Mercado que acuna la sociedad.
Cuneta: Espacio del olvido.
Cuña: Inmovilizador artificial.
Cuñado, -da: Un familiar impuesto.
Cuño: Huellador.
Cuota: Pase de entrada.
Cupé: Los clásicos, sin lugar a dudas.
Cupo: Más vale una parte que nada.
Cupón: Derecho con fecha de caducidad.
Cuprífero, -ra: El oro de los rateros.
Cúpula: El ingenioso desafío contra la gravedad.
Cura: Un hombre trascendental excesivamente terrenal.
Curable: Un término en continua redefinición.
Curación: Resultado de una ecuación científica.
Curador, -ra: Alquimista de la biología.
Curandero, -ra: Comerciante de la superstición y la desesperanza.
Curar: La buena praxis del conocimiento.
Curativo, -va: El amor, la felicidad y la paz interior.
Cureña: La mosculatura del bramido de la guerra.
Curia: La pretensión de gobernar la tierra en nombre del cielo.
Curiosidad: El revulsivo de la evolución humana.
Curioso, -sa: Una bendición.
Cursar: Nutrirse de nuevos conocimientos.
Cursi: 1. Rasgo del nuevo rico. 2. Los youtubers.
Cursilería: Carencia de educación.
Cursivo,-va: Algo merecedor de ser destacado.
Curso: Iniciación.
Curtido: Fase de verificación del curtimiento.
Curtidor: La vida.
Curtiduría: La sociedad.
Curtimiento: Proceso en el que la información se experimenta.
Curtir: Estado de madurar.
Curva: A veces, la manera más inteligente de unir dos puntos.
Curvar: Fuerza de torsión producida por el tiempo sobre el cuerpo humano.
Curvatura: Dirección de la línea del pensamiento de una persona que adquiere con la edad.
Curvas: La belleza externa de mi mujer.
Curvilíneo,-ea: La estructura natural de la madurez.
Cuscurro: El deleite de los más pequeños.
Cúspide: El peligro de la caída.
Custodia: La responsabilidad de la coherencia personal.
Custodiar: Mi alma.
Custodio: Mi consciencia.
Cutáneo, -ea: La patina de las emociones.
Cutis: La relevancia del marco de un rostro.
Cuyo, -ya: El complemento de lo substancial.


Ch